En un momento de mayor volatilidad en los mercados debido a la pandemia del coronavirus, la asignación de inversiones de los fondos de pensiones de mercados emergentes ha aumentado hacia las acciones de empresas.

Ello, como porcentaje del total de activos (del 32 al 37%), mientras que la deuda ha bajado (del 57 al 49%) en los últimos seis años, según el informe anual “Perspectivas sobre la asignación de activos 2020” de Mercer, sobre las prácticas de los inversionistas de los planes de pensiones.

Los activos bajo administración de los fondos de pensiones en América Latina, Medio Oriente, África y Asia, suman en conjunto cerca de 5.2 billones de dólares.

“Los inversionistas de mercados emergentes prestan más atención a las tendencias generales del mercado –sostenibilidad, gobierno y comisiones–, en su intento por ofrecer carteras sólidas y robustas”, destaca el reporte.

Una de las conclusiones del estudio es que las asignaciones a activos extranjeros siguen al alza. Las inversiones alternativas también ganaron tracción en las carteras de los inversionistas, una tendencia que Mercer espera que se mantenga .

Sobre la asignación de activos en América Latina, los fondos de pensiones son conservadores, con una asignación a deuda, en promedio, del 65 por ciento.

Brasil (73%), México (70%) y Argentina (65%) se convirtieron en los países de la región con mayor participación en deuda, debido, en parte, a las elevadas tasas de interés locales. En cuanto a las inversiones alternativas –como fondos de cobertura, bienes raíces y capital privado–, Colombia, Perú y Brasil registraron las mayores asignaciones de la región, representando el 9, 7 y 5%, respectivamente.

“En México, se han logrado avances en los últimos años en cuanto a gobierno corporativo, profesionalización de los procesos de inversión, modificación de las estrategias de inversión en las afores, hacia un esquema de Fondos Generacionales, reducción de comisiones”, comentó Leonardo Lara, Líder de Wealth en Mercer México.

[email protected]