Al cierre de febrero de este año, los activos administrados por los fondos de inversión que cotizan en México alcanzaron la cifra de 2 billones 328,276 millones de pesos, lo que representó un incremento de 1.2% respecto de enero pasado, su segundo mes consecutivo de recuperación después de reportar minusvalías en los últimos cuatro meses del año.

De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), ese porcentaje significó un incremento de 28,236 millones de pesos en comparación con los recursos administrados en febrero del 2018, de 2 billones 313,905 millones de pesos.

Del total de recursos en los fondos de inversión al cierre de diciembre pasado, 73.14% correspondió a fondos que invierten en instrumentos de deuda, y 26.86% a renta variable.

Por tipo de inversión, los fondos de deuda se ubicaron en 1 billón 702,899 millones de pesos, lo que implicó un crecimiento de 5.36% respecto de enero pasado. Pero en su comparación anual, los fondos de deuda lograron un incremento de 2.1% a tasa anual.

Menos renta variable

Los fondos que invierten en renta variable alcanzaron recursos por 625,377 millones de pesos, monto que representó una baja de 1.1% en relación con enero pasado, mientras que de forma anual el dinero en estos fondos muestra una disminución de 10.37 por ciento.

Al término de diciembre del 2018, en el mercado se reportaron 640 fondos de inversión, de los cuales 284 fueron de instrumentos de deuda y 356 de renta variable.

El número de clientes fue de 2 millones 365,237 en fondos de inversión, cifra mayor a los 2 millones 310,246 clientes en los fondos de inversión que se tuvieron en febrero del 2018, de acuerdo con las cifras de la AMIB.