La industria de fondos de inversión en México tiene el potencial para duplicar su tamaño en los próximos cinco años, para llegar a representar 20% del Producto Interno Bruto (PIB) desde 10% actual, confió Samantha Ricciardi, directora general de BlackRock México.

“Cuando hablamos de que la industria de los fondos de inversión es 10% del PIB, en cinco años debemos ser cuando menos 20%, si estamos viendo casos como el de Brasil en casi 60%, y en México, que tiene todo para llegar a ese porcentaje, no debería ser imposible”, opinó durante un foro realizado en la Ciudad de México.

Sin embargo, la directiva de la gestoría global de activos con 7.43 billones de dólares bajo administración consideró que para alcanzar ese potencial es necesario impulsar la educación financiera, que sea más incluyente,y democratizar las inversiones para que en cinco años ese número se duplique y aumente el número de inversionistas en el país.

Los activos que administran los fondos de inversión en México equivalen sólo a 10% del PIB, lo que se compara con 60% del PIB en Brasil, 20% en Chile y 91% en Estados Unidos.

En el 2019 los recursos administrados por los fondos de inversión ascendieron a más de 2.4 billones de pesos, y había 2 millones de cuentas, así como 617 distintos tipos de productos, los cuales han destinado los recursos que captan de los inversionistas al financiamiento de proyectos de inversión del país, como el de infraestructura, pero también son un medio para fomentar el ahorro interno.

Hacer crecer la industria

Por separado, David Jaime, director general de Scotia Fondos, coincidió en que el reto importante es hacer crecer la industria de los fondos de inversión y un mecanismo para lograrlo es aumentar la educación financiera para que las personas conozcan los beneficios y pierdan el miedo a invertir.

“La clave está en dos cosas: tratar de acercarnos a las personas para que toquen la puerta de cualquier institución, y la educación financiera”, comentó David Jaime.

Incluso mencionó que invertir no requiere de grandes cantidades de dinero, pues las personas pueden empezar a invertir desde 1,000 pesos en un fondo de acuerdo a su perfil e intereses, por ejemplo, para comprar una casa, para una boda, para su retiro o para contingencias, entre otras necesidades.

Un fondo es un instrumento financiero que recauda dinero entre varias personas para invertir en distintos tipos de valores como acciones de empresas, bonos, divisas, entre otros activos que generen ganancias de capital o rendimientos.

Ante la vasta oferta de productos en este mercado y el hecho de que elegir el fondo correcto es una decisión financiera importante, David Jaime fue muy preciso al explicar que los fondos pueden catalogarse en cuatro grandes valores, como los activos gubernamentales de corto plazo, activos gubernamentales de largo plazo, en acciones de empresas de México y acciones de compañías de todo el mundo.

“Si lo pensamos en una estructura de cuatro cajas, aunque obviamente hay subcajones, invertir no tendría que ser difícil, y también la institución financiera puede acompañarlos para elegir el mejor fondo para sus necesidades”, dijo el directivo de Scotia Fondos, una firma que ofrece 38 fondos, con 165,000 millones de pesos en gestión, con los que se coloca como la quinta operadora de México.

Agregó que para diversificar la industria y democratizar las inversiones será clave, también, el uso de la tecnología, ya que así se puede llegar a más personas vía plataformas digitales.

Samantha Ricciardi también consideró que otro reto de este mercado es lograr que la población comprenda y tenga mayor claridad en este tipo de inversiones. “La gente desconoce, no entiende en lo que invertiría. Éste es el tema más complicado que tenemos que resolver”, destacó.

La directiva también consideró que la transparencia en cuanto el rendimiento y los objetivos de inversión es otro de los temas que deben tener la atención adecuada.

Rezago

Fanny Rodríguez, directora general de Fondos de Inversión Multiva, consideró que en México “la industria se ha quedado atrás, cuando debería estar tremendamente en expansión”.

Por ello, para ayudar a detonar esta industria, comentó que hacen falta mayores ajustes a la regulación, aunque se hicieron algunos cambios a las reglas en el 2014 que ayudaron a poner orden a la industria. Se requiere revisar aspectos que permitan homologar la información del mercado, así como cambios fiscales.

Como ejemplo, destacó que se puede eliminar el Impuesto Sobre la Renta a los fondos de renta variable y hacer la recopilación de ingresos vía Impuesto al Valor Agregado, “así podríamos hacer que más empresas participen en Bolsa”, consideró.

[email protected]