El Fondo Global de Pensiones del Gobierno de Noruega registró, con datos al 25 de marzo, una rentabilidad negativa de 16.17% como resultado de las caídas generalizadas que han experimentado las bolsas de todo el mundo en las últimas semanas, según informó la entidad este jueves en un informe.

De esta forma, desde el comienzo del año el valor del fondo se ha reducido en 1.33 billones de coronas noruegas (115,600 millones de euros). En el conjunto del 2019, registró una rentabilidad récord de 19.95%, equivalente a una ganancia de 1,692 billones de coronas noruegas (147,117 millones de euros).

Por tipos de activos, las acciones, que representan 70.8% de la cartera del fondo, experimentaron una depreciación de 22.82%, mientras que las posiciones de renta fija, 26.5% del total, cayeron 0.06 por ciento.

Por su parte, las inversiones inmobiliarias del fondo, que suponen 2.7% del total, ofrecieron una rentabilidad positiva de 0.4% hasta el 25 de marzo del 2020.

El fondo noruego, que invierte en los ingresos procedentes del gas y el petróleo y está gestionado por Norges Bank Investment Management, entidad adscrita al banco central noruego, ha logrado una rentabilidad media de 7.8% en los últimos 10 años, mientras que desde su fundación en 1998 se sitúa en 6.1 por ciento.

Nuevo director ejecutivo

Por otro lado, el Banco de Noruega (Norges Bank) nombró a Nicolai Tangen como nuevo director ejecutivo del fondo soberano. La decisión se produjo un mes después de que la entidad comunicara que ocho personas se habían postulado al cargo.

Entre las otras siete personas que aspiraban al puesto se encontraba Thorbjorn Gaarder (64 años), un noruego conocido en el país por haberse postulado de forma infructuosa, en los últimos 10 años, a diferentes puestos de trabajo, entre ellos el de jefe de Policía de Oslo o secretario general de la Asociación de Prensa de Noruega.

Tangen, que tomará posesión de sus nuevas responsabilidades en septiembre, es el director ejecutivo de AKO Capital, firma que fundó en el 2005.