Las inversiones en el extranjero a través de figuras de mandatos han sido un proceso largo y complejo, coinciden los directivos de afore Citibanamex, XXI Banorte y Sura.

“Es complicado hacer un mandato porque se tiene que negociar un contrato, analizar cláusulas, elegir entre varios administradores al más idóneo. Toma más tiempo fondearlo que comprar un ETF o fondo de inversión”, dijo Luis de la Cerda, director de Inversiones de Afore Sura.

Otorgar el primer mandato le llevó cerca de cuatro años a Afore Sura y para el directivo, seis meses sería un tiempo razonable para fondear este vehículo de inversión extranjera. “Ahora ya conocemos el camino”, dijo.

Por su parte, el director de Riesgos de Afore Citibanamex, León de Paul, explicó que con su primer mandato se tardaron 18 meses, hoy en día les lleva cerca de seis meses.

Explicó que estos contratos generalmente se entregan a través de concursos.

Para las afores, el tope regulatorio para invertir en el extranjero es hasta 20% de los recursos administrados del ahorro de los trabajadores.

Por ejemplo, Afore Citibanamex tiene 19.9% de toda su cartera invertida en el extranjero y XXI Banorte 17% de sus activos invertidos en el exterior.

“Nosotros diseñamos nuestro portafolio de referencia con expertos internacionales y un poco lo que hicimos fue diseñar un portafolio de referencia que maximice el rendimiento dado el régimen de inversión”, dijo Juan Manuel Valle, director general de Afore XXI Banorte.

León de Paul dijo que estructurar un mandato implica crear todo un equipo de abogados, de operaciones, se deben establecer contratos.

Hoy las afores cuentan con equipos grandes, comentaron los directivos, tanto los comités de inversiones, como los equipos de riesgo han mejorado sustancialmente en los últimos años. En los equipos de inversión al principio había tres a cinco colaboradores, hoy éstos pueden llegar a ser hasta más de 20.

hace ya siete años

Desde el 2011 se autorizó a las administradoras de fondos para el retiro invertir en el extranjero a través de mandatos, como son acciones de empresas, commodities o materias primas tipo metales y granos.

Las administradoras de las pensiones mexicanas tienen que elegir a un administrador internacional para que invierta los recursos en países elegibles. Algunos de ellos han sido BlackRock, Schroders, Pioneer, JPMorgan, Investec, Nomura, Wellington, Morgan Stanley.

Las inversiones se han destinado a Canadá, Estados Unidos, China, Hong Kong, Israel, Singapur, India, Corea del Sur, Japón, Alemania, Austria, Bélgica, Finlandia, Irlanda, Luxemburgo, Noruega, Holanda y Australia, entre otros países.

 

judith.santiago@eleconomista.mx