El financiamiento levantado a través de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) alcanzó los 230,275 millones de pesos entre enero y agosto de este año, aun cuando se viven “épocas de volatilidad” por la pandemia, sostuvo el director general del centro bursátil, José Oriol Bosch.

Durante su participación en el evento virtual “Paso a paso para convertirte en emisor de la BMV”, el directivo dijo que de todos los instrumentos de la BMV, el mayor financiamiento se canalizó a través de las emisiones de deuda, con 188,236 millones de pesos, lo que representa alrededor del 82% del total colocado.

José Oriol Bosch destacó que las emisiones de bonos a corto plazo, los que presentan vencimientos por hasta un año, han sido los más demandados por las empresas, pues a través de estos se han financiado 107,000 millones de pesos, mientras que la deuda de largo plazo alcanzó 81,000 millones de pesos.

En el mercado de capitales se destinó el restante 18% del total financiado entre enero y agosto, con instrumentos como Fibras Inmobiliarias y de Inversión en Energía e Infraestructura (Fibra E), Certificados de Proyectos de Inversión (Cerpis) y Certificados de Capital de Desarrollo (CKD).

El director general de la BMV destacó que a pesar de que hoy se está viviendo el impacto de la pandemia del Covid-19 en los mercados de valores del mundo, la Bolsa local es una aliada para el desarrollo económico y tiene un potencial “muy grande” de crecimiento, pero éste no se ha podido aprovechar, principalmente por el desconocimiento o falta de educación bursátil.

Por ello destacó la relevancia de acabar con los “mitos” o paradigmas del mercado como el que solo se pueden listar acciones de empresas, pues hay una diversidad de instrumentos incluyendo deuda o que en la Bolsa solo grandes empresas pueden cotizar, cuando en realidad también es una fuente de financiamiento para las firmas de mediano tamaño.

Otra de las creencias que es importante romper es que el empresario pierde el control de la compañía, una vez que lista sus acciones en el mercado.

Del lado de la inversión la creencia es que para invertir en la Bolsa se requieren de grandes sumas de dinero, pero el monto mínimo de inversión se ha ido reduciendo con el tiempo y también se han flexibilizado los requisitos. Tampoco se necesita ser un experto para invertir en el mercado de capitales.

“Invertir en Bolsa no es un juego de azar, es ser socio de las empresas a largo plazo”, enfatizó José Oriol Bosch.

judith.santiago@eleconomista.mx