Los Fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras) están recuperando su atractivo. En lo que va de este año han repuntado fuertemente en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Analistas proyectan que este rally podría seguir en los siguientes meses.

Hasta el viernes pasado, el índice de fibras registra una apreciación cercana a 20.30%, y todavía tiene el potencial de lograr un alza de 14% para lo que resta de este 2019, con un rendimiento de 8% de dividendos como promedio del sector, estimó el analista de Barclays, Pablo Monsiváis.

El repunte visto en el precio de los Certificados Bursátiles Fiduciarios Inmobiliarios (CBFI) de estos vehículos de inversión compensa la caída cercana a 19.56% con la que cerró el índice en el 2018.

“La perspectiva de alzas moderadas en las tasas de interés ha sido el principal catalizador para el sector de fibras, pero creemos que los fundamentos de los bienes raíces aún no están totalmente valorados, ya que observamos un aumento en los precios de alquiler”, explicó el analista de Barclays.

Para el director general de Evercore México, Augusto Arellano, éste es “el año de los fibras”, porque el mercado está reconociendo el valor que generan.

“Al comparar el índice de fibras contra el S&P/BMV IPC, la canasta de 35 empresas más líquidas que cotizan en la BMV, los inversionistas se sienten atraídos por el precio del certificado y por el dividendo que están pagando, por eso se están animando a comprar el activo”, explicó Arellano.

Agregó que los fibras inmobiliarios cotizan con un descuento importante respecto al valor de sus inmuebles.

Sin embargo, este 2019 han reflejado un buen desempeño en Bolsa y su precio comienza a despegar. De los 10 fideicomisos que conforman el índice de fibras, el que mayor apreciación registró en estos meses del año es Prologis, con 29.98%, seguido de Terrafina con 29.02% y Macquarie con 21.28 por ciento. Estos tres fibras se dedican a la operación y renta de parques, naves y bodegas industriales.

En contraparte, los del sector hotelero se mantienen con una variación negativa. Los títulos de FibraHotel cayeron cerca de 27.62%, y los de Fibra Inn, 13.33% en lo que va del año.

El fuerte repunte que están mostrando en su cotización estos instrumentos no sólo viene acompañado de las expectativas de una baja en las tasas de interés (hoy se ubican en 8.25%), sino también por los resultados que reportaron en el primer trimestre de este año, en los que se confirma que los niveles de ocupación mantienen tasas superiores a 90%, el precio de las rentas ha aumentado y la demanda de espacios inmobiliarios industriales se mantiene activa.

A los fibras se les compara fuertemente con los bonos de largo plazo del gobierno, de ahí que cuando las tasas de interés suben, el mercado los castiga, porque cae el atractivo de los rendimientos que ofrecen. No se esperan incrementos de las tasas de interés en lo que resta del año.

[email protected]