El 2013 fue el año de los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras), pues se realizaron seis colocaciones en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), cuatro de primera vez y dos con ampliaciones de su oferta pública, que sumaron 53,000 millones de pesos, cifra que casi duplica los 27,729 millones reportados en el 2012.

Los debutantes del 2013 fueron Fibra Terrafina (con la colocación de 9,520 millones de pesos), Fibra Inn (4,460 millones de pesos), Fibra Shop (5,466.3 millones de pesos) y Fibra Danhos (6,200 millones de pesos).

Fibra Uno y Fibra Hotel hicieron extensiones de sus ofertas públicas, la primera por 22,000 millones de pesos y la segunda por 4,877 millones.

Los Fibras son vehículos financieros especializados en la compra, desarrollo, renta y operación de inmuebles con diferentes usos. Hoy hay siete listadas en la Bolsa.

Reflejo del apetito que han despertado los Fibras entre los inversionistas, la Bolsa creó el índice BMV Fibras, el cual desde su creación el 30 de septiembre al 31 de diciembre del 2013, tuvo un rendimiento de 5.61 por ciento.

2013 fue el año de los Fibras, que se convirtieron en un instrumento seguro para inversionistas y en un agente para financiar el desarrollo económico del país , dijo hace unas semanas Pedro Zorrilla, director general Adjunto de Servicios Corporativos de la BMV.

RESULTADOS MIXTOS

Sin embargo, en lo individual, los Fibras han observado un comportamiento diferenciado, como dejan ver las estadísticas de la BMV.

En todo el año, Fibra Uno fue la de mayor rendimiento en el precio de sus títulos (7.23%), seguida de Fibra Macquarie (2.1%).

En cambio, los títulos de Fibra Terrafina cerraron el 2013 con un rendimiento negativo de 13.03%; en tanto que Fibra Inn, Fibra Danhos y Fibra Shop tuvieron caídas de 9.89, 2.07 y 4.53%, respectivamente.

A finales del año pasado se esperaba la llegada al mercado de capitales de Fibra Sendero y de otra de nombre reservado, pero al no encontrar las condiciones de mercado más favorables, pospusieron su lanzamiento para algún momento de este año.

No obstante lo anterior, Fibra Uno sigue optimista sobre el interés que ha despertado entre los inversionistas y el pasado 16 de diciembre emitió tres certificados bursátiles, captando 8,500 millones de pesos.

Fue la primera vez que un Fibra emite deuda como una forma de financiamiento, pues desde que llegaron al mercado bursátil en marzo del 2011 (justamente con Fibra Uno) han realizado ofertas públicas como empresas que colocan acciones.

Gonzalo Robina, director general de Fibra Uno (especializada en inmuebles industriales, comerciales y de oficinas), informó que los fondos obtenidos con la emisión de deuda se ocuparán para el pago de adeudos y otros compromisos adquiridos en los últimos meses.

El directivo expuso que durante el primer trimestre del 2014 se definirán las nuevas propiedades que se agregarán al portafolio, principalmente industriales y de oficinas.

Por otra parte, anticipó que Fibra Uno volverá al mercado de valores por más capital durante este año, mediante la emisión de acciones y certificados bursátiles fiduciarios Inmobiliarios.

Hay optimismo por el 2014

Haz clic en la imagen para ampliarla

[email protected]