Fibra Uno (Funo) prevé llevar a cabo la venta de propiedades de los sectores comercial, industrial y de oficinas, por alrededor de 310 millones de dólares.

“En posibles ventas adicionales estamos explorando una dentro del sector de oficinas por cerca de 100 millones de dólares, otra del sector industrial por 130 millones y una del sector comercial del orden de los 80 millones de dólares”, detalló Gonzalo Robina, director general adjunto de Funo.

El directivo dijo que actualmente el fideicomiso inmobiliario se encuentra en distintas etapas de negociación para llevar a cabo la venta de las propiedades, por lo cual consideró que es probable que alguna de las tres pueda cerrarse en lo que resta del  año.

En conferencia virtual, con motivo de la presentación de los resultados financieros del tercer trimestre del 2020 Robina explicó que realizaron la venta de un portafolio industrial, el cual consta de dos edificios y cuatro terrenos, por un total de 40 millones de dólares.

Otra desinversión, estimada en 60 millones de dólares, consta de un edificio industrial, ubicado en el norte de la República Mexicana, que está sujeta a la aprobación de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

Robina dijo que los recursos captados que provengan de estas desinversiones serán utilizados para recomprar sus certificados bursátiles fiduciarios inmobiliarios (CBFIs), que actualmente cotizan a bajas valuaciones. También se usarán para pagar parte de sus pasivos.

Hasta ahora Funo ha comprado cerca de 68 millones de CBFIs, equivalente al  2% de la compañía. Actualmente, los títulos del fibra  se intercambian a 16.86 pesos en la Bolsa Mexicana de Valores.

judith.santiago@eleconomista.mx