Fiat Chrysler Automobiles (FCA) redujo sus deudas más de lo esperado en el primer trimestre, lo que apunta a que la automotriz está en buen camino para sus finanzas vuelvan a terreno positivo más adelante este año.

El presidente ejecutivo Sergio Marchionne espera cancelar todas las deudas durante 2018, posiblemente a fines de junio, y generar alrededor de 4,000 millones de euros (5,000 millones de dólares) de efectivo neto para finales del año.

Marchionne ha dicho que esa estimación no incluye ninguna medida excepcional ni el impacto de la escisión del fabricante de piezas de automóviles Magneti Marelli, que espera que se concrete a comienzos del 2019.

La séptima automotriz más grande del mundo dijo el jueves que su deuda neta había caído a 1,300 millones de euros (1,600 millones de dólares) para final de marzo, muy por debajo del consenso de analistas en un sondeo de Reuters de 2,600 millones de euros.

FCA indicó que el gasto en capital había bajado en 900 millones de euros en el trimestre debido a ajustes de "programación", algo que para los analistas implica mayores inversiones en el resto del año.

El grupo ítalo-estadounidense señaló que la ganancia operativa del primer trimestre subió 5% a 1,610 millones de euros, debajo de la proyección consensuada de 1,740 millones.

El cambio de FCA hacia la venta de más camiones y camionetas impulsó los márgenes de ganancia nuevamente en América del Norte al 7.4%, desde un 7.3% en los primeros tres meses del 2017, aunque cayeron respecto del trimestre anterior.

Marchionne, que se prepara para entregar el mando a un sucesor interno el año que viene, está cerca de su meta de zanjar la brecha en los márgenes con sus rivales estadounidenses General Motors y Ford.

Las acciones de FCA cayeron inmediatamente después de conocerse los resultados, pero se recuperaban a un alza del 2.5% a 19.61 euros a las 13:50 GMT, superando el avance del 0.3% del índice europeo del sector.

erp