La Reserva Federal de Estados Unidos siguió adelante con sus planes para comenzar a subir las tasas de interés más adelante en el año, pese a un aparentemente enérgico debate sobre cómo comunicar sus intenciones, mostraron las minutas de su último encuentro de política monetaria.

Según las minutas de la reunión del 16 y 17 de diciembre, divulgadas el miércoles, los funcionarios del banco central revisaron una amplia serie de datos que muestran que la recuperación de la economía estadounidense mantiene su avance, en un escenario mundial que marcha en la dirección contraria.

El desplome de los precios del petróleo alejaba a Estados Unidos de la meta inflacionaria determinada por la Fed, pero los consumidores parecían preparados para gastar, se creaban empleos y la inversión empresarial parecía mantenerse estable.

Muchos participantes apuntaron a los relativamente altos niveles de confianza del consumidor como una señal de fortaleza en el corto plazo en el gasto de consumo discrecional, y la mayoría de los participantes consideró que el reciente significativo declive en los precios de la energía darían un impulso a la economía , indicaron las minutas.

Los contactos en la industria apuntan a sólidas condiciones empresariales en general, con compañías expresando cierto optimismo sobre las perspectivas de una mayor mejoría en el año. La actividad manufacturera era sólida , agregaron.

Pero con la inflación aún baja y el panorama económico para la zona euro y Japón oscureciéndose, a la Fed le costó reconocer la mejoría en Estados Unidos y no se comprometió a ningún periodo en particular para subir las tasas.

La solución llevó a un comunicado que intentó tener ambas visiones. La nueva orientación dice que la Fed podría ser paciente en decidir cuándo cerrar el capítulo de la crisis financiera y comenzar a subir las tasas de interés. Sin embargo, también dijo que consideraba que ese lenguaje era consistente con su orientación previa de que pasaría un tiempo considerable antes de subir tasas.

La mayoría de los funcionarios dijeron que el uso de la palabra paciente , según las minutas, ofrecería una mayor flexibilidad que el lenguaje previo para ajustar la política, en respuesta a la información entrante, que vinculaba el inicio de la normalización monetaria al término del programa de compra de activos .

Al decir que su nueva orientación era consistente con su anterior comunicado, el comité esperaba evitar una mala interpretación de que su nueva redacción reflejara un cambio en las intenciones de política del comité .