Ante la presión que si puede generar la llegada del coronavirus a Estados Unidos, la Reserva Federal (Fed) recortó por sorpresa su tasa de interés en 50 puntos base para llevarla a un rango de entre 1% a 1.25 por ciento.

“La actividad económica enfrenta riesgos conforme evoluciona el coronavirus. En este contexto, y para apoyar que se mantengan los objetivos de la Fed del máximo empleo y estabilidad de precios, el FOMC decidió reducir el rango objetivo de la tasa de fondos federales en medio punto porcentual”, precisa el comunicado.

Con esta decisión de emergencia, la tasa queda en niveles no vistos desde marzo de 2017 y tiene precedente en el anuncio sorpresivo de octubre de 2008, cuando el Fed era liderado por Ben Bernanke y aplicó un recorte también de medio punto, en una acción coordinada con otras autoridades monetarias.

La decisión fue tomada por unanimidad entre los 10 miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed, que se reunieron de emergencia, tras un constante monitoreo de los hechos después de confirmarse la entrada del coronavirus a territorio estadounidense.

En conferencia de prensa, que tampoco estaba programada, el Presidente de la Fed, Jerome Powell precisó que entre el viernes pasado, 28 de febrero, cuando dijo que la economía se mantenía sólida” y el día de hoy, media la llegada del Covid-19 a Estados Unidos y el hecho  que por tratarse de un nuevo virus, no se sabe qué impacto tendrá, el tiempo que permanecerá en el territorio, ni el impacto que tendrán en la economía las medidas de contención para limitar su propagación.

Descartó adelantar estrategias de ayuda extraordinaria para emisores no financieros ante un virtual impacto de la volatilidad e incertidumbre, pues no hay elementos que motiven un planteamiento de ese tipo por ahora.

Precisó que por ahora, el Fed mantiene estrecha comunicación con los bancos privados de Estados Unidos para monitorear el comportamiento de sus deudores y su impacto en el balance de las instituciones financieras.

El FOMC tenía programado su segundo anuncio monetario del año para el 17 y 18 de marzo. La reunión se completará conforme a calendario y la Fed se reserva la opción de actuar y tomar las medidas necesarias sin previo aviso conforme lo requieran las circunstancias.

No será recorte conjunto

Powell descartó que la medida sea el inicio de una acción coordinada de autoridades monetarias de economías sistémicas, pese a reconocer que la intención de las autoridades del Grupo de los Siete, es apuntalar con medidas sanitarias, económicas y monetarias a la economía global.

Matizó que las maniobras que realizará cada una de las autoridades monetarias, financieras y sanitarias en sus países, dependerán del espacio que tienen para actuar y de las condiciones propias de su economía.

El antecedente de una decisión de emergencia como está, fue tomado por la Fed liderado por Bernanke, unos 18 días después de que estallara la Crisis financiera mundial con la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers.

En ese momento, el 8 de octubre de 2008, los siete bancos centrales  que emiten las principales divisas de operación mundial, realizaron un recorte sorpresivo y simultáneo de las tasas de interés para enfrentar la crisis financiera global.

Los responsables de esta acción monetaria coordinada fueron el Fed, el Banco Central Europeo (BCE); el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, Banco de Suecia y Banco de Suiza.

En ese momento, la tasa de interés de Estados Unidos bajó a un nivel de 1% a 1.5% desde el rango de 1.5% a 2% que tenía.

[email protected]