Los bancos centrales alrededor del mundo se han mostrado cautelosos ante la coyuntura actual, y si primero el Banco Central Europeo no dio señales de mayores estímulos monetarios, ayer fue el turno de la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Japón de mantener intacta su política.

El instituto central estadounidense mantuvo la tasa de los fondos federales sin cambios en una banda entre 0 y 0.25%, nivel en que se encuentra desde diciembre del 2008 y que sostendrá hasta finales del 2014.

Si bien no anunció alguna extensión de llamada Operación Twist ni ningún otro cambio en su política monetaria, los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC por su sigla en inglés) reiteraron su visión de que la economía se sigue expandiendo moderadamente .

La semana pasada se filtró en los medios estadounidenses que los miembros del FOMC estarían considerando una nueva recompra de bonos; sin embargo, el comunicado no hizo comentario alguno al respecto.

De haber sido así, ello saldrá a la luz con las minutas de la reunión que se conocerán más adelante.

No obstante, para Paul Ashworth, economista en jefe para Estados Unidos de Capital Economics, los indicadores económicos por venir persuadirán a la Fed de dejar de lado los planes que tenía para un nuevo estímulo monetario en el corto plazo .

BUENAS CONDICIONES LABORALES

Lo anterior luego de que el comunicado hiciera hincapié en la mejora de las condiciones laborales y sobre los mercados. Las condiciones del mercado laboral han mejorado, la tasa de desempleo ha disminuido notablemente en los últimos meses, pero sigue siendo elevada , advirtió el FOMC, esperando que siga disminuyendo en los siguientes meses.

A ello agregó que las tensiones en los mercados financieros globales han disminuido, aunque siguen representando un riesgo significativo a la baja por las perspectivas económicas .

Antes del comunicado de la Reserva Federal vino el del Banco de Japón. El instituto no movió su actual política monetaria y sostuvo su tasa de interés en un rango entre 0 y 0.1 por ciento. El instituto a cargo de Masaaki Shirakawa tampoco realizó cambios sobre su actual programa de compra de activos.

ana.valle@eleconomista.mx