Por unanimidad, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) de la Reserva Federal (Fed) incrementó el objetivo de la tasa de fondos federales en 25 puntos base, para dejarlo en un rango de 1.75 a 2 por ciento. Éste es el mayor nivel donde se ha ubicado la tasa en 10 años.

El FOMC anticipó, además, que podrían venir dos incrementos adicionales en el rédito, que llevarían la tasa a 2.4% al cierre del año.

Este anuncio es visto por analistas de Deutsche Bank y Oxford Economics con sesgo “ligeramente más hawkish”, que significa propenso a subir tasas ante presión inflacionaria.

Éste es el segundo incremento de tasas en el que participa Jerome Powell como presidente de la Fed y  la séptima subida que dirige el Comité, desde que inició el proceso de normalización de tasas, en diciembre del 2015, y se da en el cuarto anuncio monetario del año.

En el comunicado, los miembros del Comité destacan que “la política monetaria se mantiene en una posición acomodaticia, que permitirá apoyar las condiciones del mercado laboral y sostener el retorno al objetivo de inflación de 2 por ciento”.

De acuerdo con sus previsiones, reflejadas en los llamados dot plots, el rédito de Estados Unidos cerrará el año por arriba de lo que previeron en marzo, cuando estimaban que las tasas promediarían 2.1 por ciento.

En conferencia de prensa posterior al anuncio, Powell aseguró que “no hay indicios de un impacto negativo en disputas de tipo comercial” y  donde sí hay incertidumbre es acerca del manejo de la política fiscal”.

La subida de tasas se fundamenta en cuatro evidencias, consignó el banquero central: un mercado laboral sólido y en expansión; un panorama económico de mediano plazo que se ha fortalecido con el estímulo fiscal; presiones en la inflación y sus expectativas, así como la lectura del contexto financiero internacional.

PIB va a desacelerar

Los dot plots son ejercicios proyectivos en los que cada miembro estima de forma independiente sus previsiones sobre los siguientes movimientos de tasas.

En el registro de marzo, previeron dos alzas más de tasas en lo que resta del año.

Los dot plots son los resultados de una encuesta entre los miembros del FOMC para divulgar señales sobre cómo ven el rumbo de la economía, la inflación y el mercado laboral, determinantes para los próximos movimientos de tasas.

Ahí mismo elevaron ligeramente su previsión de crecimiento a 2.8% desde 2.7%, anticipado por ellos mismos en marzo y por encima de 2.5% que previeron en diciembre.

Además, confirman una desaceleración para los próximos dos años, que llevaría al Producto Interno Bruto (PIB) a una expansión de 2.4% en el 2019 y 2% en el 2020.

Previeron que la tasa de desempleo cerrará el año en 3.6%, menor a 3.8% proyectado en marzo.

También elevaron su pronóstico de inflación anual a 2.1% para este año desde 1.9%, consignado hace tres meses. De hecho, expresan que esta variación se quedará en ese nivel de aquí al año 2020.

Según la lectura del economista en jefe para Estados Unidos en Deutsche Bank, Joseph LaVorgna, el tono hawkish del comunicado aumenta la probabilidad de un fallo en la arquitectura de la política monetaria de aquel país.

Sin presión

Powell comentó que “es temprano para cantar victoria sobre una inflación estable”.

Analistas de Oxford Economics han advertido que con los estímulos fiscales aplicados por aquel gobierno en este año y el próximo generarían presión inflacionaria que podría motivar a la Fed a acelerar las subidas de tasas.

Powell fue cuestionado sobre el impacto de la reducción de tasas corporativas en el gasto y por ende en la inflación, dijo: “ninguno de los miembros del Comité considera que las tasas puedan generar una presión importante. En cambio, consideran que sí generan un impulso para fortalecer la economía”.

Powell fue cuestionado sobre el riesgo de una recesión en un par de años, vaticinado por analistas. El banquero central dijo que “el riesgo es bajo”.

Estimó que la inflación se irá acercando al objetivo de 2% en los próximos meses y comentó que para los miembros del Comité no hay presión si la tasa fluctúa ligeramente arriba de ese nivel por algún tiempo.

La inflación aprieta

El detalle de esta reunión, con su exposición de motivos, será divulgado en la primera semana de julio en las minutas.

Precisamente al iniciar la reunión monetaria del FOMC, el Departamento del Trabajo de aquel país dio a conocer el dato del índice de precios al consumidor de mayo, que subió en 0.2% respecto de abril, para ubicarse en 2.8% en su registro anual.

Powell envió señales desde su designación de que se inclina por una normalización gradual de la política monetaria y la reducción de la hoja de balance “siempre que la economía siga evolucionando de forma favorable”.

[email protected].mx