Los precios del petróleo terminaron en alza en Londres y Nueva York, en una reacción registrada en los últimos minutos de operaciones, luego de comentarios de la Reserva Federal manteniendo tasas y stocks petroleros estadounidenses.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en junio terminó en 83.22 dólares, en alza de 78 centavos en relación al martes.

En el InterContinentalExchange de Londres, el barril de Brent del mar del Norte con igual vencimiento ganó 38 centavos a 86.16 dólares.

Un cuarto de hora antes del cierre del mercado neoyorquino, el WTI evolucionaba en torno al equilibrio.

Los inversores "esperaron hasta último momento para descubrir su juego", constató Ellis Eckland, analista independiente, una situación típica de las jornadas en las que se espera un evento importante, subrayó.

Hacia las 18H15 GMT, la Reserva Federal estadounidense publicó comentarios que no sorprendieron, al término de su reunión de política monetaria, manteniendo su tasa directriz casi nula por un período prolongado, pese a tomar nota de la mejoría de la coyuntura.

Ello levantó parcialmente el ánimo de los inversores preocupados por los problemas de deudas soberanas en Europa, distendiendo la presión sobre el dólar ante el euro y en consecuencia sobre el mercado petrolero.

Este permaneció relativamente indiferente al informe sobre los stocks petroleros en Estados Unidos publicado más temprano por el departamento de Energía.

"Los inversores esperaban esas cifras negativas, pero compran porque piensan que la tendencia va a cambiar", indicó Ellis Eckland.

Las reservas de crudo aumentaron 1.9 millones de barriles en la semana finalizada el 23 de abril, según cifras del DoE, cuando los analistas interrogados por la agencia Dow Jones Newswires preveían un alza de solamente 800,000 barriles.

El ritmo de actividad en las refinerías "desaceleró la acumulación de los stocks de crudo, con reservas que aumentan globalmente cerca de 2 millones de barriles y las de Cushing (principal terminal petrolera de EU, situada en Oklahoma, ndlr) en 'solamente' 450,000 barriles", subrayó por su parte Nic Brown, de Natixis.

RDS