Carlos Salazar Lomelín, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, reconoció que se ha fallado en lograr una consolidación del mercado accionario mexicano, principalmente en el acercamiento exitoso a empresas medianas y pequeñas, que permita tener un mayor número de emisoras listadas.

“No hemos logrado consolidar un mercado accionario para empresas, ni siquiera grandes, medianas y ya no se diga pequeñas, esto es en parte quizás porque no hemos podido transmitir que el mercado no es solo para grandes jugadores, los mercados bursátiles en el mundo son la fuente de financiamiento de muchísimas medianas y pequeñas empresas, que le permiten tomar capital, gente que pueda apostar por el riesgo”, dijo durante su mensaje inaugural en la Convención de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB).

El presidente del CCE destacó las ventajas que las compañías pueden obtener al recurrir a Bolsa, como “tener mejores fuentes de financiamiento para las inversiones y para el mismo crecimiento de estas pequeñas, medianas y grandes empresas”, sostuvo.

Carlos Salazar destacó que el mercado de valores es esencial para cualquier economía, al permitir el financiamiento de las compañías, sin embargo, admitió que en México no se ha logrado convencer y aprovechar su potencial al máximo.

“Seguimos teniendo uno de los índices más bajos de empresas emisoras comparados con países similares y hasta más bajos de nivel de desarrollo económico que el nuestro, y a pesar de los constantes intentos que me consta que se han hecho”, destacó durante su participación en el foro.

Salazar dijo que el financiamiento que puede conseguirse por esta vía es menos caro que otro conseguido por vías tradicionales, y es la manera en que se puede aumentar el capital de las compañías, invitando a socios teniendo incluso menor riesgo que en otras opciones.

claudia.tejeda@eleconomista.mx