Que los países productores pongan fin a los recortes en la oferta de petróleo o la caída de la demanda pueden hacer retroceder el precio del oro negro.

Shale

La industria de los hidrocarburos no convencionales ha vuelto con fuerza, con los precios del crudo por encima de los 50 dólares el barril. Tras dos años de contracción, la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EU) prevé que la producción aumente en 300,000 barriles diarios hasta los 9.2 millones bd en el 2017 y otros 500,000 bd el próximo año.

Pero ¿cómo se explica este importante aumento? La industria ha reducido costes en estos dos últimos años y los ejecutivos del sector hablan de ganancias en la producción que llevan a los analistas a pronosticar un repunte aún mayor.

OPEP

La producción en Norteamérica representa una amenaza para la OPEP. El cártel, compuesto por 13 miembros, aumentó los precios después de llegar a un acuerdo para recortar el suministro a finales del año pasado, aliándose con otros grandes productores como Rusia. No obstante, tras el repunte inicial de diciembre, los precios se han mantenido invariables, por encima de los 50 dólares el barril en los dos primeros meses del 2017. El cartel se enfrenta a una difícil decisión en su próxima reunión del 25 de mayo.

Podría poner fin a los actuales recortes, una medida que analistas creen que hará caer los inventarios.

Inventarios

El mayor problema a corto plazo para la OPEP es que los inventarios de EU sigan subiendo. La AIE anunció la semana pasada que las reservas de crudo habían subido por novena semana consecutiva, alcanzando un máximo histórico superior a los 528 millones de barriles. Aunque algunos analistas argumentan que las reservas están disminuyendo en otras partes del mundo, EU dispone de los datos más precisos, dada su influencia en el mercado. Además, el país sigue siendo el mayor consumidor de petróleo del mundo, lo que le convierte en el principal campo de la batalla entre los hidrocarburos no convencionales y la OPEP.

Hedge funds

Los inversores en hedge funds han apoyado los recortes de la OPEP, acumulando la mayor apuesta de la historia a favor de un aumento de precios en los primeros dos meses de este año. Tanto en el caso del Brent como en el del WTI, la diferencia entre las apuestas a una subida y una caída de los precios alcanzó el 21 de febrero los 951 millones de barriles, el equivalente a 10 días de demanda de crudo. Sin embargo, el hecho de que los precios del crudo no hayan seguido subiendo en el 2017 hace que esta posición sea más costosa de defender. Los operadores insisten en que no resulta sorprendente que los fondos hayan empezado a reducir sus posiciones y que se haya acelerado tras las caídas del miércoles.

Demanda

El lado de la oferta tiene muchos factores que cambian con frecuencia, pero la demanda debería ser más fácil de prever, para consuelo de la OPEP. El cártel ha aumentado sus expectativas y ahora prevé un crecimiento de casi 1.3 millones de bd hasta una media de 96.3 millones de bd en el 2017. Mientras el auge del coche eléctrico ha llevado a algunos expertos del sector a advertir de un pico en la demanda de crudo a corto plazo, otros se muestran más escépticos.