Facebook tuvo su jornada en Bolsa más complicada desde marzo del 2014.

Las acciones de la red social cayeron este lunes 6.77% a 172.56 dólares en el NASDAQ; desde febrero, acumula una caída de más de 10 por ciento.

Tan sólo la baja representó una pérdida en valor de mercado de 36,400 millones de dólares; cerró en poco más de 501,000 millones.

Su pésimo inicio de semana fue vinculado a revelaciones de que una empresa contratada por la campaña de Donald Trump utilizó datos de usuarios de Facebook. Para algunos analistas, ese hecho puede amenazar el modelo de negocios de la red social.

“La consecuencia (de esa revelación) es la apertura de un debate sobre la recolección y utilización de datos”, dijo Shawn Cruz de TD Ameritrade.

“Hoy Facebook está en el ojo del huracán, pero no hay dudas de que el debate alcanzará a otros gigantes de la tecnología que utilizan datos privados. Especialmente, eso puede pasar si se observan los cambios de las reglamentaciones vigentes”, añadió.

La historia

La sacudida en Bolsa que recibió Facebook fue por una empresa afiliada a la campaña de Trump que obtuvo indebidamente los datos de millones de usuarios de Facebook. Creó algoritmos y “llevó la propagación de noticias falsas a otro nivel”, declaró un exempleado.

Chris Wylie dijo que esta la compañía, Cambridge Analytica, obtuvo datos personales a fin de enterarse sobre la vida de los usuarios y crear una matriz para hacerles cambiar de opinión.

“Esto se basa en la idea de ‘saturación informativa’ (...) si uno pudiera controlar todos los canales de información que le llegan a una persona y pudiera inyectar allí contenidos, se podría cambiar la percepción que esa persona tiene de la realidad”, dijo Wylie.

En una entrevista con el programa Today de la NBC, Wylie reveló que Cambridge Analytica busca “explorar las vulnerabilidades psicológicas de las personas”. Explicó que la idea es “crear una red de desinformación en internet de tal manera que la gente empiece a visitar blogs, sitios web, etcétera, que les haga creer que están pasando cosas que no están pasando”.

Anteriormente, Wylie le dijo al diario The Guardian que, si uno puede controlar todas las fuentes informativas del adversario, “uno puede influenciar cómo el adversario percibe la batalla y se puede influenciar cómo se va a comportar, cómo va a reaccionar”.

El viernes a la noche, Facebook dijo que suspendía todos sus contactos con Cambridge Analytica, afirmando que la compañía obtuvo indebidamente datos de 270,000 personas que descargaron una supuesta app que se promocionaba como un test de personalidad. Facebook se enteró de esa infracción hace más de dos años, pero no fue sino hasta ahora que lo divulgó.

Es el acontecimiento más reciente que demuestra cómo distintos actores tratan de usar a Facebook para manipular al electorado, algo que podría socavar los pilares de la democracia. Antes del escándalo de Cambridge, se informó que agentes rusos estaban enviando propaganda electoral mediante avisos de diseño particular y eventos políticos fraudulentos.

Wylie sostuvo que Cambridge Analytica usó esos datos en conversaciones con empresas rusas. Añadió que, si bien los avisos políticos también tienden a ser diseñados para persuadir a votantes específicos, la diferencia en este caso es que la gente no sabe que está recibiendo mensajes para formar sus puntos de vista.

Zuckerberg, a comparecer

La senadora demócrata Amy Klobuchar y el republicano John Kennedy pidieron que el jefe de Facebook, Mark Zuckerberg, comparezca ante el Congreso, junto con los directores ejecutivos de Google y Twitter.

Los dos legisladores consideraron que ambas compañías “acumularon cantidades de datos personales sin precedentes” y que la falta de supervisión “genera preocupaciones sobre la integridad de las elecciones estadounidenses así como sobre los derechos de privacidad”.

El senador Ron Wyden le pidió a Facebook que brinde más información sobre lo que calificó como un “preocupante” uso de datos privados que podrían haberse utilizado para influir en los votantes.

Wyden dijo que quiere saber cómo Cambridge Analytica usó las herramientas de Facebook para tener “perfiles detallados contra decenas de millones de estadounidenses”.

En Europa, el parlamentario británico Damian Collins pidió explicaciones a ambas empresas.

La comisaria europea de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Vera Jourova, dijo que el uso indebido de los datos de Facebook por parte de una firma política sería “horrible” si se confirma y anunció que abordará el tema esta semana en Washington.

Cambridge Analytica desmintió las acusaciones de que habría recuperado los datos de 50 millones de usuarios estadounidenses de Facebook para elaborar un software destinado a influenciar el voto en las presidenciales que ganó Donald Trump.

[email protected]