Desde su salida a Bolsa el 18 de mayo del 2012, la red social más grande del mundo, Facebook, ha multiplicado por cinco su valor en bolsa.

Lo anterior pese a las correcciones que ha sufrido su cotización el último mes desde la filtración de datos de millones de usuarios a la consultora británica Cambridge Analytica.

El viernes, cuando se cumplió el sexto aniversario de aquella salida histórica a bolsa, la compañía superó 182 dólares en Nasdaq, un crecimiento de 380% desde su salida a Bolsa.

Para los analistas la empresa sigue siendo sólida y la expectativa es alcista, al menos a corto plazo, aunque el ritmo de crecimiento probablemente no será tan alto como hasta ahora.

Dicen que su principal duda es si el negocio será sostenible a largo plazo, especialmente por las tendencias de consumo y si la compañía, fundada por Mark Zuckerberg, se adaptará a los nuevos tiempos.

Celso Otero, de Renta 4, dijo que la evolución de las acciones de facebook ha sido “positiva”, a pesar de que la salida a bolsa en un principio fue “un poco floja”.

Asegura que Facebook “ha tenido un comportamiento bastante bueno hasta el punto que ha sido el más brillante de la bolsa norteamericana en este periodo”.

Las ventas de facebook han crecido a doble dígito, impulsadas por la publicidad que en el mercado online no se vieron afectadas por la crisis del 2009.

A su juicio, su principal sombra es “a largo plazo”, en el sentido de si la compañía será capaz de reinventarse y si la red social seguirá existiendo dentro de 10 años.

Más allá de lo ocurrido con Cambridge Analytica, otra de las sombras que se ciernen sobre la compañía es la regulación de la privacidad, en el sentido de que las restricciones a la información pueda afectar en un futuro a sus márgenes.

Además, sus resultados dependerán también de la publicidad y del crecimiento del mercado en este sector.

Cuando salió a bolsa, Facebook ofreció sus acciones en 38 dólares y ese mismo día cerró en 38.23 dólares.

Analistas bursátiles aseguran que la acción de Facebook “no ha tocado techo”, aunque se prevé que las acciones seguirán con unas expectativas alcistas, el ritmo de crecimiento descenderá.

A su juicio, el ritmo de crecimiento de la compañía será “más lento por todo lo que ha crecido ya”, teniendo en cuenta que “todo tiene un límite”. (Con información de Business Insider)


valores@eleconomista.mx