La tenencia de deuda gubernamental mexicana en manos de extranjeros muestra una tendencia a la baja que comenzó desde finales de febrero.

Al 20 de marzo, último dato disponible, la tenencia de valores gubernamentales en manos de residentes foráneos sumaba 2.07 billones de pesos, 130,000 millones menos desde el máximo de este año del 21 de febrero, de 2.21 billones de pesos.

El cierre de posiciones “básicamente se explica por el tema de aversión al riesgo que está generando la situación del Covid-19. Lo que hemos estado viendo es una búsqueda de activos refugio. Inició primero con la búsqueda de bonos del Tesoro, dólares y francos suizos”, explicó James Salazar, subdirector de análisis económico de CIBanco.

Durante gran parte del 2019 la tenencia de deuda del gobierno mexicano en manos de extranjeros mostró una tendencia a la baja. Sin embargo, a finales del año y principios del 2020, se observó un mayor apetito de los inversionistas por el papel mexicano. La ratificación del T-MEC, un mejor panorama en la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como el atractivo diferencial de tasas en favor de México, fueron factores que atrajeron a los inversionistas.

Sin embargo, la rápida dispersión del Covid-19 por el mundo ha hecho a los participantes del mercado más cautelosos y temerosos, haciéndolos llevar sus capitales a activos considerados refugio.

Así, entre el 20 de febrero y el 20 de marzo se registró una salida por 120,437 millones de pesos en la tenencia de bonos del gobierno mexicano en manos de extranjeros, según datos del Banco de México.

No obstante, el especialista de CIBanco explicó que esta salida no es un fenómeno exclusivo de México. Dijo que ha ocurrido en la mayoría de economías emergentes, que han visto una salida de flujos en diversos activos, como en renta variable.

Salazar comentó que el Fondo Monetario Internacional informó que, derivado de la pandemia, se espera que salgan de economías emergentes este año más de 94,700 millones de dólares.

A pesar de que la disminución de deuda gubernamental en manos de residentes extranjeros en el último mes no es un monto alarmante, las ventas podrían aumentar si otra agencia rebaja la calificación soberana de México.

S&P recortó el jueves la nota soberana de México en moneda extranjera a largo plazo a “BBB”, desde “BBB+”, y mantuvo la perspectiva Negativa, dejando el nivel del papel de México a dos escalones del grado especulativo.

Así, el diferencial de tasas entre Estados Unidos y México, que era un factor que atraía inversionistas, ha cedido ante el deterioro de las condiciones macroeconómicas locales y a nivel global. “El diferencial de tasas se ha mantenido estable, pero es difícil que aguante”, acotó.

Cabe destacar que en el último mes las mayores ventas de deuda del gobierno mexicano en manos de inversionistas foráneos se dieron en Cetes, donde la tenencia disminuyó de 212,385.91 millones de pesos a 168,369.64 millones de pesos.

En el año, la tenencia de papel de deuda del gobierno mexicano en manos de extranjeros ha caído 3.47% desde los 2.14 billones de pesos en que finalizó en el 2019.