Grecia colocó más de 1,600 millones de euros en deuda a tres meses el martes, aunque tuvo que ofrecer un rendimiento medio punto porcentual más alto que en una subasta similar en mayo, en momentos en que los mercados se centran en una moción de confianza del Gobierno más tarde.

La subasta del martes tuvo una demanda levemente menor, pero la participación extranjera fue similar al quedarse con un 32% de la emisión.

El gabinete del primer ministro, George Papandreou, será sometido a un voto de confianza en el Parlamento tras el cambio ministerial de la semana pasada, una medida clave que tiene como fin obtener el respaldo político necesario para aplicar las medidas de austeridad exigidas por los prestamistas internacionales a cambio de un rescate al país.

Atenas necesita que los legisladores aprueben un paquete de reformas y medidas de austeridad de cinco años para recibir el siguiente tramo de ayuda de 12,000 millones de euros (17,000 millones de dólares) del esquema de rescate actual y así evitar una moratoria.

"El salto en el rendimiento era esperado, dadas las preocupaciones del mercado sobre lo que ocurrirá más allá de la moción de confianza del martes, cuando el plan de austeridad salga a votación a fines de junio", dijo un operador de bonos de un banco griego.

La emisión del martes recaudó 1,625 millones de euros, incluidos 375 millones de ofertas no competitivas. El rendimiento se ubicó en un 4.62%, 56 puntos básicos más que una subasta de mayo y por arriba de la tasa de cerca del 4.2% que Grecia paga por los créditos de rescate del FMI y la UE.

RDS