El euro alcanzó este martes un máximo de tres semanas, impulsado por las esperanzas de un nuevo rescate para Grecia.

El dólar amplió sus pérdidas contra el euro por las expectativas de que sea aprobado un segundo rescate financiero para Atenas.

Una fuerte caída en la confianza del consumidor de Estados Unidos en mayo y un débil dato sobre la confianza empresarial en la región central estadounidense golpearon aún más al billete verde.

El dólar bajaba casi medio por ciento contra una cesta de monedas.

Mientras tanto, funcionarios europeos se reunieron en Viena para determinar los planes de un segundo paquete de rescate para Grecia, donde aún se discute la participación del sector privado para ayudar a aliviar la pesada carga de deuda del país.

Alemania está considerando renunciar a su empeño para una reestructuración anticipada de los bonos griegos para facilitar un nuevo paquete de préstamos de ayuda para Atenas, reportó el diario The Wall Street Journal, citando a personas familiarizadas con el tema.

"Más ayuda para Grecia no resuelve el problema, pero sí compra tiempo y limita el riesgo de contagio a Irlanda, otro país con requerimientos de financiamiento en el 2012", dijo Camilla Sutton, jefe estratega de monedas con Scotia Capital en Toronto.

El euro subió a niveles de 1.4424 por dólar, según datos de la plataforma de operaciones electrónicas EBS, para después cerrar en 1.4396 dólares, un avance de 0.64 por ciento.

Pero incluso con la fortaleza demostrada por el euro este martes, aún hay dudas de que las ganancias puedan sostenerse.

"Yo apagaría esta alza para el euro por ahora", dijo Valentin Marinov, estratega de monedas con Citi. "Los inversionistas estarán buscando una resolución más duradera a los problemas de deuda de Grecia y nuestros economistas aún no han descartado la posibilidad de una reestructuración voluntaria que involucre a los tenedores privados de bonos", agregó.

El euro frenó parte de sus primeras ganancias después que un miembro del Parlamento alemán dijera al diario de negocios Handelsblatt que Grecia debería salir de la zona euro.

Mayo marcó el peor mes para el euro desde noviembre, con la moneda única acosada por temores de que un nuevo paquete de rescate a Grecia sería más como una cura de emergencia que suministre alivio temporal en lugar de la operación quirúrgica intensiva que requieren los males financieros del país.