El euro cayó este jueves a un mínimo histórico contra el franco suizo, luego de que el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, pusiera en duda la entrega del FMI del próximo tramo de ayuda para Grecia.

El euro también redujo la mayoría de sus ganancias contra el dólar estadounidense, luego de haber subido por sobre los 1.42 dólares ante un reporte de prensa que indicó que China estaba interesada en comprar bonos del rescate para Portugal.

"El mercado fue sorprendido un poco por arriba de los 1.42 dólares y luego las palabras de Juncker, diciendo que el FMI podría no entregar el próximo tramo (de ayuda) para Grecia preocupó muchísimo al mercado. Todos salieron a vender y después hicieron las preguntas", indicó Steven Butler, jefe de operaciones de Scotia Capital en Toronto.

El euro cayó hasta los 1.2235 francos suizos, según la plataforma de operaciones electrónicas EBS, antes de recuperarse levemente a 1.2243 francos, con una baja de 0.5% en el día.

Contra el dólar, el euro se apreciaba 0.28% a 1.4129 dólares.

El nivel de soporte se encuentra cerca del umbral sicológico de los 1.4000 dólares, que también marca el promedio móvil de 200 semanas. El promedio móvil de 100 semanas está apenas por encima en cerca de 1.3996 dólares.

Operadores indicaron que si el euro baja sostenidamente de los 1.4000 dólares, entonces su nivel clave de apoyo podría caer a 1.3770 dólares.

Una portavoz del Fondo Monetario Internacional dijo el jueves que el FMI no podía seguir prestando dinero a Grecia hasta tener garantías de financiamiento de parte de los países socios de la Unión Europea para el programa de rescate.

Si el FMI no libera su próximo tramo de ayuda para Atenas, entonces los renuentes países europeos tendrán que cubrir la brecha, indicó Juncker.

"Si los europeos tienen que reconocer que el desembolso del FMI el 29 de junio no puede ser implementado operativamente, entonces la expectativa del FMI es que los europeos se involucren y asuman la porción de financiamiento que corresponde al FMI", dijo Jean-Claude Juncker en una conferencia.

"Eso no funcionará, porque en ciertos parlamentos -Alemania, Finlandia, Holanda y otros también- no hay disposición a hacer eso", señaló.