El euro cayó a su nivel mínimo en dos semanas este viernes y se encaminaba a su peor semana frente al dólar desde enero, después de que una publicación alemana, que luego fue desmentida, informaba que Grecia evaluaría abandonar la zona euro.

Spiegel Online reportó que los ministros de la zona euro estaban reunidos en Luxemburgo el viernes para discutir el tema de Grecia, incluyendo la posibilidad de que el país heleno abandonara el bloque de la moneda única. Grecia desmintió estas informaciones a través de su Ministerio de Finanzas.

Sin embargo, las informaciones sobre Grecia fueron suficiente para que los inversionistas se retiraran de sus posiciones largas en euros, marcando un mínimo de 1.435 dólares, su nivel más débil desde el 20 de abril en la plataforma electrónica EBS.

"Para mi, lo que se filtra en esta historia me dice que los griegos no están contentos con los términos que están recibiendo (de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional) y están intentando presionar a las otras partes", estimó Andy Busch, estratega de divisas y política pública en BMO Capital Markets en Chicago.

"En un mercado que ya está vendiendo euros debido al blando comunicado del BCE, el euro está siendo golpeado duramente y probablemente no va a tocar fondo durante algún tiempo (...) incluso aunque hayan desmentidos", agregó.

En las operaciones en Nueva York, el euro caía 1.36% a 1.4343 dólares, retrocediendo aún más desde el máximo en 17 meses de 1.4940 alcanzado el miércoles. Con una pérdida semanal de 3.2%, el euro se encaminaba a su peor semana frente al dólar desde enero.

Sin embargo, algunos operadores aseguraron que el euro todavía puede subir frente al dólar en el mediano plazo, ya que se espera que las tasas de interés en la zona euro suban mucho más rápido que los tipos en Estados Unidos.

El euro cayó casi 2% el jueves, luego que el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, señalara que era improbable un alza en las tasas de interés el próximo mes pero dejó la puerta abierta para un incremento en julio.

El dólar, en tanto, también fue impulsado por los datos de mostraron que los empleadores en Estados Unidos sumaron 244,000 empleos el mes pasado, muy por encima de las expectativas de los economistas.

El dato de las nóminas no agrícolas también aumentaron el atractivo del dólar frente al yen. La moneda estadounidense subía 0.2% a 80.31 yenes.