El euro repuntaba de un mínimo de seis semanas ante el dólar este jueves, ya que un consejero del Banco Central Europeo dijo que el alza de tasas de abril "ciertamente no" había sido algo excepcional.

Luc Coene dijo este jueves a Reuters que los riesgos inflacionarios de la zona euro se han incrementado y se están desarrollando presiones de precios.

El BCE subió las tasas de interés en 25 puntos básicos a 1.25% en abril para enfrentar las fuertes presiones inflacionarias, poniendo fin a dos años de política expansiva. Los mercados financieros esperan dos alzas más en el año.

Las ganancias del euro revertían la tendencia previa, donde el índice dólar escaló a un máximo de tres semanas debido a un desplome de las materias primas.

"Ciertamente el mercado está obsesionado sobre las expectativas de tasas de interés y comentarios sobre potenciales alzas de tasas podrían darle impulso al euro", dijo Gareth Sylvester, estratega de monedas senior de Klarity FX, con sede en San Francisco.

El euro subía 0.5% contra el dólar a 1.4269 dólares, muy lejos del mínimo de jornada de 1.4121.

Pero analistas enfatizaron que la moneda única sigue bajo presión por los temores sobre la periferia de la zona euro, mientras aumentaban las preocupaciones de que la carga de deuda de Grecia podría resultar ser insostenible. Más temprano, el euro cayó hasta los 114.16 yenes, su menor nivel contra la moneda japonesa desde el 24 de marzo.

Parte de la recuperación del euro se produjo después de que informes de la economía de Estados Unidos mandaron señales mixtas, impulsando a algunos inversores a salirse de apuestas en favor del dólar.

La primera economía mundial luchó para ganar impulso a principios del segundo trimestre, con las ventas minoristas registrando sus menores alzas en nueve meses en abril y los precios mayoristas incrementándose por sobre las expectativas.

Mientras, las solicitudes iniciales por subsidio de desempleo cayeron en 44,000 la semana pasada, a 434,000, pero permanecen muy altas como para apuntar a una sólida recuperación del mercado laboral.

La especulación sobre si Grecia recibirá más ayuda mantenía volátil al apetito por el riesgo, mientras los inversores continuaban internalizando la alta probabilidad de que el país finalmente necesitará reestructurar su deuda.

El índice dólar subió inicialmente hasta los 75.645 puntos, el nivel más fuerte registrado en más de tres semanas, poniéndose muy por encima del mínimo de tres años que tocó la semana pasada. Luego, operaba en 75.182, con una caída de 0.2 por ciento.

Una recuperación generalizada más temprano llevó al billete verde a un techo semanal contra el yen antes de descender a 80.77 yenes, una baja de 0.4 por ciento.

El dólar australiano y otras monedas ligadas a materias primas no reaccionaron a la medida de China de aumentar los requerimientos de reservas bancarias, pese a que analistas advirtieron que la decisión podría aumentar la aversión al riesgo de los mercados.