Nueva York- El euro avanzó con fuerza contra el dólar y el yen este miércoles, en una volátil sesión después de que el Banco Central Europeo dejó sin cambios las tasas de interés y prevé menor crecimiento económico de la zona euro.

Aunque los inversionistas de otros mercados se habrían sentido complacidos por una mayor acción del BCE, un recorte en las tasas de interés o mayor alivio monetario habría sido negativo para el euro, que ya estaba preparado para un repunte dado el amplio posicionamiento en contra la moneda.

El BCE mantuvo su tasa de interés principal en 1% este miércoles, resistiendo las presiones para que ofrezca más respaldo a la alicaída economía de la zona euro.

Además, los inversionistas pasaron por alto unos comentarios del presidente del BCE, Mario Draghi, quien centró la responsabilidad en los líderes políticos europeos para que resuelvan la crisis de la deuda.

"La falta de noticias negativas a nivel global y de Draghi impulsaron un ajuste en las posiciones cortas", dijo Michael Woolfolk, estratega de monedas senior de BNY Mellon.

El euro subió 1% contra el dólar a 1.2574 dólares, tras alcanzar un máximo de 1.2581 dólares, el mayor nivel desde el 28 mayo. Ese valor estuvo bien por sobre un piso de casi dos años de 1.2286 alcanzado el viernes.

Sin dudas, la fortaleza del euro no hizo mucho para disminuir la demanda por opciones de venta, o apuestas a un descenso de la moneda única, en el mercado de opciones, según Matthew Schilling, un operador de materias primas en RJO Futures en Chicago.

Los inversionistas que compraron esas opciones esperan que el euro caiga por debajo de 1.1750 dólares antes del 6 de julio.

Los problemas del sector bancario español y la posibilidad de que Grecia abandone la zona euro habían mantenido a algunos inversionistas esperando que el BCE les diera seguridad anunciando nuevas medidas.

Sin embargo, Draghi descartó más operaciones de refinanciamiento a largo plazo para impulsar la liquidez, dijo Ron Simpson, director de estudios de tipo de cambio de Action Economics en Tampa, Florida, "y básicamente lanzó la responsabilidad a los políticos al decir que no es correcto para la política monetaria cumplir la falta de acción de 'otros actores'".

También este miércoles, el presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart, dijo que la Fed podría tener que considerar un alivio monetario adicional.

Mientras, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, testificará el jueves ante el Congreso estadounidense sobre economía. Pistas sobre la posibilidad de más alivio cuantitativo son vistas como algo clave.

Contra el yen, el dólar avanzó 0.6% a 79.24 yenes, mientras que el euro subió 1.6% a 99.58 yenes, bien por encima del piso de diciembre del 2000 alcanzado el viernes.

Pese al rebote del euro, su panorama lucía frágil.

Funcionarios de Alemania y de la Unión Europea exploran de forma urgente cómo rescatar a los bancos españoles, que cargan con fuertes deudas, aunque Madrid todavía no ha pedido asistencia y resiste las condiciones políticas, dijeron el miércoles varias fuentes de la UE.

ros