NUEVA YORK.- El euro avanzaba de manera generalizada el miércoles, después de que los bancos pidieran menos fondos de lo esperado al Banco Central Europeo, aliviando las preocupaciones sobre los problemas de financiamiento de las entidades europeas.

El BCE prestó 131,900 millones de euros (161,400 millones de dólares) a los bancos en fondos a tres meses, por debajo de las expectativas, para que las entidades financieras enfrenten el vencimiento de créditos por casi 500,000 millones de euros el jueves en fondos a 12 meses.

Los resultados eran muy esperados para evaluar cuán dependientes se habían vuelto los bancos europeos de los fondos del BCE. Las entidades españolas, portuguesas y griegas han sido las mayores usuarias de los esquemas de financiamiento del banco central.

El dólar cayó contra el yen golpeado por preocupaciones sobre el panorama de la economía global, después de que un informe mostró que los empleadores privados estadounidenses contrataron en términos netos a sólo 13,000 trabajadores en junio.

"El hecho de que los bancos pidieron prestado sólo 131,900 millones de dólares implica que es exagerado el temor a una crisis de liquidez por el vencimiento el jueves de los préstamos a un año por 442,000 millones de dólares", dijo Sacha Tihanyi, estratega cambiaria de Scotia Capital en Toronto.

El euro extendió sus ganancias y tocó un máximo de sesión de 1.2304 dólares, según datos de Reuters, con lo que se alejaba de su mínimo de dos semanas cercano a 1.2150 dólares registrado el día anterior. Luego, cotizaba con un alza diaria de 0.7% a 1.2256 dólares.

El euro también ganaba 1% contra la libra esterlina, mientras que frente al yen trepaba 0.7% a 108.63, tras tocar un mínimo de ocho años y medio de 107.30 yenes en la sesión previa.

El dólar subía frente al yen, pero retrocedía desde máximos de sesión tras el débil informe sobre el empleo. La moneda estadounidense se negociaba a 88.62 yenes, con un alza de 0.1 por ciento.

Los operadores eran cautos también ante una serie de acontecimientos que podrían suponer un riesgo para el euro, como la elección presidencial en Alemania a lo largo del miércoles.