Nueva York - El euro subía contra el dólar este jueves, en una volátil sesión en que la moneda ha fluctuado permanentemente entre ganancias y pérdidas al reaccionar de las noticias que provienen de Estados Unidos y Europa.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, generó la última escalada luego de afirmar ante el Congreso que la economía estadounidense era percibida con más optimismo que el esperado, lo que alentó el interés por los activos de riesgo.

Bernanke dijo que estaba viendo señales de que la incertidumbre que afectaba la inversión empresarial, como los temores por la banca europea, podría estar cediendo.

Esto opacó los comentarios del ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, que dijo el jueves que debe elevarse la participación del sector público en el canje de deuda griego antes de suscribirse un acuerdo.

La suerte del euro ha aumentado y disminuido en los últimos días dependiendo de las noticias que llegan sobre Grecia y su efecto en el alza o la baja del optimismo.

"Bernanke es un poco más optimista sobre la economía de lo esperado", dijo John Doyle, estratega de monedas de Tempus Consulting en Washington, D.C. "Eso lleva al dólar a la baja y al euro al alza, pero no sé por cuánto tiempo", agregó.

El euro subía 0.1% a 1.3171 dólares, permaneciendo dentro de su rango de la semana pasada, entre 1.3020 y 1.3230 dólares.

Analistas dijeron que un acuerdo sobre Grecia podría hacer subir al euro, pero cualquier escalada solo sería temporal. Venizelos dijo que el Gobierno estaba negociaciones difíciles con la UE y el FMI sobre la recapitalización de los bancos griegos posterior al acuerdo de canje de deuda.

Era una volátil sesión para el euro con fluctuaciones entre alzas y bajas de más de un centavo.

El euro cayó a un piso de la sesión de 1.3083 dólares. Los operadores apuntaron a declaraciones del presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, señalando que las negociaciones para el canje de deuda griega eran muy difíciles y que medidas recientes para manejar la crisis de deuda de la zona euro eran insuficientes.

Estas declaraciones revirtieron las ganancias matinales, luego de que el primer ministro chino Wen Jiabao dijera que su país estaba considerando tener una mayor participación en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y su sucesor, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

"La declaración del presidente del Eurogrupo Juncker, de que las negociaciones sobre (la participación privada en el canje de deuda) Grecia son 'ultra difíciles' no parecen sugerir que ellos están 'al borde' de un acuerdo", dijo David Watt, estratega de monedas de RBC Capital Markets en Toronto.

Inversores también manifestaron su temor a que Portugal pueda necesitar un segundo rescate o incluso que pueda seguir a Grecia en su demanda de descuento de deuda, luego de que los rendimientos de la deuda lusa alcanzaran máximos de la historia del euro a inicios de esta semana.

La positiva demanda por las subastas de Francia y España tuvo poco impacto, con agentes del mercado que atribuyeron los recientes éxitos en las licitaciones de deuda europea a la inyección de casi 500,000 millones de euros en fondos baratos del Banco Central Europeo.

DIGIEREN A BERNANKE

El dólar caía 0.1% a 76.14 yenes, cerca de un piso de tres meses alcanzado el miércoles, por lo que se mantenían vivas las preocupaciones de que las autoridades japonesas puedan intervenir para frenar la apreciación del yen.

El dólar se ha acercado a un mínimo histórico de 75.311 yenes alcanzado en la plataforma electrónica EBS el 31 de octubre, cuando Japón intervino para frenar el alza del yen.

El billete verde ha estado bajo presión desde que la Reserva Federal dijo la semana pasada que podría mantener las tasas de interés cerca de cero hasta al menos fines del 2014.

El ministro de finanzas nipón, Jun Azumi, dijo el jueves que estaba dispuesto a tomar medidas duras en el mercado cambiario cuando fuera necesario, elevando la posibilidad de una intervención unilateral cuando el yen sigue subiendo contra el dólar.

Según analistas, Japón podría intervenir si la paridad dólar/yen cae bajo los 75.50 yenes o si la volatilidad del mercado se incrementa bruscamente.

ros