Nueva York - El euro subió este lunes contra el dólar por primera vez en cuatro días, mientras los inversionistas recortaron sus apuestas bajistas sobre la moneda única, pero las dudas sobre la capacidad del Banco Central Europeo de frenar la crisis de deuda de la región deberían mantener a la divisa bajo presión.

Los volúmenes de operaciones fueron bajos y el euro permanece por debajo de un máximo de un mes alcanzado la semana pasada.

La moneda única subió este mes después de que el jefe del BCE, Mario Draghi, prometiera hacer todo lo que sea necesario para preservar a la divisa, lo que elevó las expectativas de que el organismo compraría bonos españoles e italianos para rebajar los costos del crédito de las endeudadas naciones.

Muchos analistas esperan que el euro se mantenga a flote hasta el 12 de septiembre, cuando el Tribunal Constitucional de Alemania entregue su veredicto sobre el fondo de rescate de la zona euro y el pacto fiscal para la disciplina presupuestaria.

Una serie de datos de la economía de Estados Unidos esta semana ayudará al sentimiento que tomen los inversionistas en el mercado, con la perspectiva de que la promesa de Draghi caiga ante la posibilidad de más estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal estadounidense.

Los movimientos de este lunes fueron acentuados por los bajos volúmenes de operaciones con gran parte del hemisferio norte en vacaciones de verano.

El euro subió 0.36% a 1.2338 dólares. La semana pasada, la moneda única tocó un máximo de un mes de 1.2443 dólares.

Se espera que el dato de producción económica del segundo trimestre de la zona euro a publicarse el martes muestre una contracción y es probable que ponga presión sobre el BCE para que recorte las tasas de interés, otro factor que podría pesar sobre el euro.

El seguro yen japonés mostró poca reacción al dato de crecimiento económico menor al esperado en Japón en el segundo trimestre.

El dólar subió 0.1% a 78.34 yenes, manteniéndose por sobre un mínimo de dos meses de 77.90 yenes de principios de agosto, mientras que el euro avanzó 0.45% a 96.63 yenes, según datos de Reuters.

ros