NUEVA YORK.- El euro trepaba el lunes en forma generalizada, recuperándose de sus mínimos en 14 meses frente al dólar, luego de que la Unión Europa acordara un paquete de emergencia para estabilizar a la moneda única y los bancos centrales europeos empezaran a comprar deuda local.

El plan de ayuda por 1 billón de dólares, acordado por los ministros de Finanzas de la Unión Europea, los bancos centrales y el Fondo Monetario Internacional, fue el mayor desde que los líderes del Grupo de 20 países desarrollados y grandes economías emergentes apoyaron medidas tras el colapso del banco Lehman Brothers en el 2008.

Inicialmente, el euro escaló hasta cerca de la marca de 1.31 dólares, beneficiado por un mayor apetito por riesgo tras el anuncio del plan. Pero luego, retrocedió por debajo de 1.30 dólares al moderarse en algún grado la euforia.

"Está claro que (las autoridades) han, al menos por el momento, trazado una línea bajo las preocupaciones por la liquidez en Europa", dijo Matthew Strauss, estratega de monedas de RBC Capital Markets en Toronto.

"Como resultado, vemos el regreso del apetito por el riesgo a lo largo de varias clases de activos", agregó.

El plan calmó el nerviosismo de los inversionistas por los temores de contagio que desplomaron las acciones y otros activos de riesgo en todo el mundo la semana pasada, generando una escalada del euro y las bolsas.

Los bancos centrales de Finlandia, Alemania y Francia confirmaron que los bancos centrales de la zona euro ya habían empezado a comprar bonos gubernamentales.

Sin embargo, la incertidumbre persistía respecto a si el paquete daría al euro un apoyo duradero para que Grecia y otros países de la periferia de la zona euro puedan frenar sus déficits fiscales mientras su panorama de crecimiento se deteriora.

"Los problemas en la zona euro todavía están ahí, el telón de fondo fiscal no ha cambiado", comentó Tom Levinson, estratega cambiario de ING.

"Esperamos que las ventas euro/dólar volverán y tenemos un objetivo de un mes de 1.25 dólares", agregó.

En la mañana de Nueva York, el euro avanzaba 1.3%, a 1.2924 dólares, tras haber subido hasta 1.3093 dólares, gracias al paquete de emergencia.

"En última instancia, la sostenibilidad de esta tendencia dependerá de si los países europeos pueden realmente implementar los programas de austeridad fiscal y con eso generar credibilidad", consideró Strauss de RBC.

El euro había caído hasta 1.2510 dólares en la plataforma electrónica EBS la semana pasada, coincidiendo con las apuestas de los especuladores cambiarios en favor del dólar a un nivel que los analistas dijeron que era el máximo desde el lanzamiento del euro en 1999.

La moneda única aún está casi 9% por debajo de su nivel de enero, en el peor desempeño entre las divisas más importantes del mundo.

El euro ganaba 3%, a 120.34 yenes, tras tocar un mínimo de ocho años cerca de 110 la semana pasada.

El dólar caía 1.1% frente a una canasta de monedas referenciales, a 83.534.

La Reserva Federal de Estados Unidos reabrió líneas de canje de divisas con varios bancos centrales para tratar de garantizar en los mercados la liquidez del dólar y el Banco Central Europeo dijo que compraría deuda soberana para calmar los nervios de los inversores

Tal decisión, pedida urgentemente por los nerviosos bancos europeos, revirtió una renuencia de larga data a usar lo que muchos economistas llaman la "opción nuclear" bajo la presión del mercado.

En Gran Bretaña, la libra subía un 1.4% a 1.5005 dólares, ayudada por el regreso del apetito por el riesgo, mientras que el euro se apreciaba 0.1% a 86.17 peniques.

La oposición conservadora de Gran Bretaña y los liberales demócratas reanudaron el lunes sus conversaciones para formar gobierno.

El temor al estancamiento político, después de que ningún partido lograra una mayoría en las elecciones de la semana pasada en Gran Bretaña, llevó el viernes a la libra a mínimos de un año de 1.4475 dólares.