Londres- El euro caía contra el dólar en operaciones volátiles de este miércoles, después que una fuerte inyección de efectivo del Banco Central Europeo al sistema bancario de la zona euro impulsó divisas de mayor rentabilidad, como los dólares de Nueva Zelanda y Australia, a costa de la moneda única.

El euro perdía 0.1% a 1.3453 dólares tras haber tocado un mínimo de 1.3425 dólares, alejándose de los máximos en tres meses de 1.34869 dólares alcanzado la semana pasada en la plataforma de operaciones EBS.

La moneda única ha subido cerca de 3% este mes, marcando su mejor desempeño mensual desde octubre, pero dejando espacio para una mayor toma de ganancias.

El BCE ofreció 530,000 millones de euros, cerca de las expectativas de casi medio billón, fortaleciendo la liquidez en el sistema bancario y aliviando los temores inmediatos sobre la crisis de deuda de la zona euro.

Operadores dijeron, no obstante, que el mercado ya se había posicionado desde hace algún tiempo para el resultado, dejando poco espacio para alzas del euro, mientras analistas advertían que los préstamos baratos a tres años del BCE podrían ayudar pero no resolverían los problemas estructurales.

"Si vas a tomar ganancias de cualquier operación hecha en los últimos días sería del euro, pero si tienes esta liquidez puedes ponerlo en activos de riesgo", dijo Neil Mellor, estratega de divisas de Bank of New York Mellon.

"La liquidez entrega los medios para promover una recuperación en la zona euro, pero no la garantiza", dijo, agregando que los inversionistas podrían verse cada vez más preocupados si los datos futuros muestran que la economía de la región sigue en problemas.

La oferta del BCE fue mayor a la operación previa de refinanciamiento a largo plazo realizada en diciembre, cuando el euro subió cerca de un 1 por ciento el día antes de revertir sus ganancias.

El dólar australiano tocó un máximo de siete meses de 1.0857 dólares estadounidenses tras haber superado los 1.0845 dólares del 8 de febrero. El dólar neocelandés avanzó hasta un máximo de seis meses y el canadiense a un techo de cinco meses frente al billete estadounidense.

"Hemos llegado a esto en un ánimo de apetito por el riesgo y el hecho de que estuviera en línea (con lo esperado) debería permitir que la mayoría de las operaciones de riesgo retomen su escalada", dijo Daragh Maher, estratega cambiario de HSBC.

Se cree que el dinero del BCE podría ayudar a aliviar las tensiones financieras de los bancos y ayudaría a apuntalar el mercado de bonos soberanos de la región. Sin embargo, muchos analistas dijeron que la operación del BCE apenas compraba algo de tiempo y no resolvía la crisis de deuda de la zona euro, advirtiendo que el exceso de liquidez podría pesar sobre la divisa única en los próximos meses.

Las autoridades de la zona euro que combaten la crisis de deuda de la región también enfrentan un referendo irlandés sobre el nuevo pacto fiscal de la Unión Europea. Una votación en la que gane el "NO" dañaría las perspectivas de financiamiento a largo plazo de Irlanda, creando más incertidumbre.

Los operadores del mercado se centrarán ahora en el testimonio del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, a las 1500 GMT, en la que cualquier indicio de más medidas de alivio podría apoyar a las divisas de más riesgo y pesar sobre el dólar.

La divisa de peor desempeño en febrero fue el yen, que anotará su peor caída en 11 años contra el euro y en dos años contra el dólar, luego de medidas de alivio inesperadas de parte del Banco de Japón.

El dólar se mantenía estable contra el yen en 80,38 yenes. El euro caía 0.25% hasta los 108.40 yenes.

Participantes dijeron que las operaciones también podrían estar dominadas por los flujos de balance de fin de mes, que se espera que sean negativos para el dólar.

El índice dólar caía 0.1% hasta los 78.202 puntos.

ros