El euro profundizaba sus pérdidas contra el dólar este jueves, después de que el Banco Central Europeo señaló que era improbable que las tasas de interés suban el próximo mes, pero dejó abierta la puerta a un eventual incremento en julio.

El euro descendió hasta un mínimo de 1.4603 dólares, después de que operadores dijeron que se disparó una serie de órdenes automáticas de venta en torno a 1.4640 dólares.

La moneda única cambiaba de manos a 1.4607 dólares, con una baja de 1.47% en el día y bastante alejada de su máximo de 17 meses del miércoles en 1.4939 dólares.