El euro cayó a un mínimo de dos meses frente al dólar este lunes y a un piso histórico contra el franco suizo, y se esperan más pérdidas ante nuevos temores de contagio de la crisis de deuda del bloque.

La jornada estaba marcada por un aumento de la especulación sobre alguna especie de reestructuración de la deuda griega, mientras crecían las dudas sobre las medidas de austeridad de España luego de que el gobernante partido socialista fuera derrotado en elecciones regionales.

En otra muestra de la fragilidad de la crisis, Italia sufrió una rebaja en el panorama de su calificación crediticia.

El euro cayó por debajo de un piso clave en 1.40 dólares y el descenso en los precios de las acciones sumaba presión.

Analistas esperan que el euro permanezca bajo presión de venta esta semana, pero sus pérdidas contra el dólar podrían ser limitadas si los datos económicos de Estados Unidos decepcionan a los inversionistas.

"Tenemos una confluencia de eventos negativos que han ocurrido durante el fin de semana. Todo eso está juntándose para crear esta mezcla tóxica para el euro", indicó Mark McCormick, estratega de divisas de Brown Brothers Harriman en Nueva York.

El euro descendió hasta un mínimo de 1.3968 dólares en la plataforma electrónica EBS, su nivel más bajo desde mediados de marzo tras romper un piso de 1.40 dólares, un nivel psicológico que también se encontraba cerca de su promedio móvil de 200 semanas.

Posteriormente repuntó levemente para cotizar a 1.3996 dólares, cayendo 1.1% en el día, parcialmente ayudado por apuestas de bancos centrales asiáticos cerca de los 1.3965 dólares, el promedio móvil de 100 días.

El euro cayó a 1.2323 francos suizos, su menor nivel desde que se lanzó la moneda única en 1999. Su venta se aceleró luego de que se desataran órdenes de frenar las pérdidas cerca de los 1.24 francos, mientras que una barrera de oportunidad fue traspasada a los 1.2350 francos.

Las débiles cifras económicas se sumaron a las preocupaciones por el euro y los índices de gerentes de compra (PMI) de mayo de la zona euro y Alemania cayeron más de lo esperado.

La presión para liquidar euros creció luego de que los diferenciales de los bonos referenciales de España, Grecia e Italia se ampliaran contra los bonos alemanes, mientras inversionistas se deshacían de bonos de países más débiles de la alianza europea a favor de la deuda alemana.

OPCIONES INDICAN BAJA

Operadores hablaban de órdenes para frenar pérdidas por debajo de los 1.3965 dólares, mientras que los precios en el mercado de opciones sugerían el riesgo de que el euro profundice aún más su descenso.

La volatilidad intramensual del euro/dólar saltó a cerca de 13.1% desde 11.70% del viernes, sugiriendo que las operaciones podrían volverse más erráticas si sigue la liquidación del euro.

El dólar fue el gran beneficiario de las pérdidas del euro, al trepar a un máximo de siete semanas de 76.366 contra una cesta de divisas.

"(La liquidación de hoy del euro) es una reubicación a corto plazo hacia el dólar", indicó Geoffrey Yu, estratega de divisas de UBS. "Las posiciones especulativas están saliendo, mientras el dinero real sigue dentro" del euro, agregó.

Datos de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas mostraron el viernes que los especuladores de divisas redujeron sus apuestas contra el dólar por segunda semana consecutiva.

Algunos analistas dicen que pese a que el panorama del euro parecía sombrío, las ganancias del dólar podrían ser efímeras debido a los temores sobre el déficit fiscal estadounidense y los malos datos económicos del país.

Esta semana Estados Unidos divulgará datos clave que incluirán bienes durables, mercado inmobiliario y una segunda lectura del crecimiento del primer trimestre.

"Es posible que se les recuerde a las personas que la Fed seguirá a la espera y el Banco Central Europeo probablemente subirá sus tasas de interés en julio. Quizás podamos formar una base cerca de los 1.39 dólares y empujar de vuelta al euro", indicó McCormick.