El euro registró al cierre de este viernes su mejor semana frente al dólar desde enero al ceder el temor por la crisis griega, pero seguirá bajo presión dado que no se cree que los problemas de Grecia hayan acabado y aún hay dudas sobre la recuperación económica global.

Tras días de idas y venidas sobre la crisis en el país europeo, los operadores comienzan a concentrarse ahora en las cifras económicas de Estados Unidos y en la reunión del jueves del Banco Central Europeo.

El Parlamento griego aprobó dos cruciales leyes sobre un plan de austeridad esta semana, abriendo la puerta para que prestamistas internacionales liberen un crédito de 12,000 millones de euros (17,000 millones de dólares) que Atenas necesita con urgencia para evitar la quiebra.

"El mercado dio un giro esta semana en lo que respecta a la actitud frente al riesgo, pero también está muy centrado en el corto plazo", dijo Brian Dolan, estratega de Forex.com en Bedminster, Nueva Jersey.

"Lo que tuvimos esta semana fue un alza de alivio. La próxima veremos si la fortaleza del euro se mantiene o flaquea, yo apuesto a esto último", señaló.

La incertidumbre sobre una solución de más largo plazo para Grecia se mantenía.

Los ministros de Finanzas de la zona euro tienen previsto sostener una conferencia telefónica este fin de semana para analizar un segundo paquete de asistencia financiera al país heleno para el periodo 2011-2014, que podría llegar a 120,000 millones de euros (175,000 millones de dólares).

El euro cotizó al cierre de la jornada a 1.4531 dólares, tras llegar a un techo de 1.4553 en la plataforma electrónica EBS, en un movimiento que perforó una gran barrera de opciones en torno a 1.4550. A los precios actuales, con un alza de 2.3% en la semana, se acerca a su mayor avance semanal desde enero. Además, se trata de la primer alza semanal frente al dólar.

Contra el yen, el dólar avanzó 0.4% a 80.84 yenes, tras tocar un máximo de jornada de 81.152 en EBS, luego de cifras que mostraron que el ritmo de crecimiento de la actividad manufacturera estadounidense repuntó por primera vez en cuatro meses en junio.