NUEVA YORK.- El euro caía el lunes de manera generalizada tras el avance de la semana pasada, luego de la intervención del banco central de España a una caja de ahorros, noticia que se sumó a los temores sobre los problemas de deuda en los países miembros de la zona euro más débiles.

El Banco de España dijo el sábado que tomó el control de CajaSur, tras el fracaso de su plan de fusión con otra prestamista regional.

La medida subrayó la debilidad del sector bancario en algunos miembros de la zona euro, que ya han estado sufriendo con sus problemas fiscales y luchando por reducir sus déficits.

La noticia también esfumó la corta escalada de cobertura del euro generada por los temores a que las autoridades monetarias europeas puedan intervenir para impulsar a la vilipendiada moneda única.

"Tuvimos la noticia sobre el rescate de España a un banco. Pero eso es sólo parte de la historia", comentó Matthew Strauss, estratega cambiario de RBC Capital Markets en Toronto.

"Lo que vimos la semana pasada fue una escalada de apretón corto sobre el euro y tuvo una vida corta. En general, la sensación que subyace todavía es de aversión al riesgo", agregó.

En la mañana de Nueva York, el euro caía 1.6% a 1.2365 dólares, mientras que descendía 1.2% contra el yen a 111.81 yenes.

Operadores comentaron que las pérdidas del euro se aceleraron después de que las órdenes de parar pérdidas se dispararan bajo 1.2480 dólares. También se veía a los bancos centrales de Europa y Asia vendiendo euros en una sesión tranquila, con muchos mercados europeos en feriado.

La semana pasada, el euro descendió hasta un mínimo de cuatro años de 1.2143 dólares. El nivel de apoyo se ubica en torno a 1.2135.

La noticia de Estados Unidos de que las ventas de casas usadas subieron más de lo esperado en abril empujó brevemente al euro a un mínimo de sesión frente al dólar de 1,2345 dólares, según datos de EBS.

"El dato (de vivienda) debería actuar en favor del mercado accionario, pero se va a necesitar un gran dato, como las nóminas de empleo, para actuar como una significativa compensación al nerviosismo instigado al otro lado del Atlántico", dijo Alan Ruskin, jefe de estrategia cambiaria de RBS Global Banking and Markets en Stamford, Connecticut.

Un dato de la Comisión de Operaciones con Futuros de Materias Primas mostró que los especuladores del mercado monetario habían reducido levemente la semana pasada sus apuestas récord a una baja de la moneda única europea.

Estas posiciones se habían disparado en los últimos meses, llevando a la baja al euro con el telón de fondo de la crisis de deuda de Grecia, que había amenazado con extenderse a España y Portugal, y elevado las preocupaciones sobre la estabilidad de la moneda europea.

La liquidez se ha reducido, por lo que los inversionistas han debido apostar por el refugio en la divisa estadounidense.

Esto ayudaba a que el dólar subiera casi 1.2% contra una canasta de monedas de referencia a 86,371.