Londres- El euro caía contra el dólar este miércoles después de que el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dijo que una moneda comunitaria fuerte perjudica a los exportadores, aunque se prevé que la divisa siga presionada por la incertidumbre sobre los problemas fiscales de España y la crisis de deuda.

Operadores citaron ventas de inversionistas suizos después de que Sarkozy sostuvo que el tipo de cambio del euro debería ser discutido con el Banco Central Europeo.

El euro bajó durante la sesión europea hasta tocar un mínimo de la jornada de 1.3076 dólares. El movimiento borró las modestas ganancias conseguidas el día anterior por los buenos resultados de empresas estadounidenses, una positiva demanda en una subasta de letras españolas y un indicador de confianza alemana mejor al esperado.

Agentes del mercado dijeron que el euro podría sufrir más pérdidas antes de una esperada licitación de bonos españoles el jueves, ya que una floja demanda y altos rendimientos en la subasta agravarían las preocupaciones por la frágil posición fiscal de España.

"El euro está en un rango de cotización muy estrecho mientras esperamos hasta mañana. Hay mucha incertidumbre en el mercado y la gente especulará sobre un mal resultado, que debería ser una carga para los activos de riesgo", dijo Lutz Karpowitz, estratega de monedas en Commerzbank.

Los comentarios del consejero del Banco Central Europeo Jens Weidmann de que España no debería esperar a que la autoridad monetaria aborde las alzas en los rendimientos de deuda mediante la compra de bonos españoles, también pesaban sobre la moneda común, aunque estrategas dijeron que el impacto fue limitado dado que la oposición de Weidmann a esa política era conocida.

También hubo poca reacción a una colocación de bonos alemanes a dos años a rendimientos históricamente bajos.

El euro ha cotizado entre 1.30 y 1.35 dólares desde enero y le ha costado subir más de 1.32 dólares desde inicios de abril. CitiFX Wire dijo en una nota que sus operadores estaban analizando salir a comprar la moneda en baja.

"Tiene un movimiento lateral, porque no sabemos exactamente lo que ocurre con el QE3 en Estados Unidos y por otro lado, tenemos la crisis de deuda europea sin resolver. Es muy difícil para los inversores tomar una postura", dijo Karpowitz.

Los inversionistas todavía buscan pistas para saber si la Reserva Federal estadounidense optará por aplicar otra ronda de compra de bonos este año, conocida como QE3. Se esperaría que nuevas políticas de alivio monetario que apunten a estimular el crecimiento pesen sobre el dólar.

En las últimas semanas, ha habido una creciente percepción en el mercado de que la Fed podría no actuar en su encuentro del 24 y 25 de abril, en contraste con las expectativas de que el Banco de Japón tome nuevas medidas el 27 de abril.

El vicegobernador del banco central nipón, Kiyohiko Nishimura, dijo este miércoles que el organismo estaba dispuesto a aliviar aún más la política monetaria en caso de ser necesario para ayudar a la recuperación de la economía japonesa.

Estas expectativas pesaban sobre el yen, que también estaba bajo presión a la espera de un dato de comercio de Japón del jueves, que se prevé que muestre un nuevo déficit en marzo tras un pequeño superávit en febrero.

El dólar subía 0.7% contra el yen a 81.43 yenes. El euro avanzaba 0.5% a 106.61 yenes, tras el mínimo del lunes de 104.62 yenes.

La libra esterlina escaló contra el euro y el dólar luego de que las minutas de la última reunión del Banco de Inglaterra mostraran la preocupación de la autoridad por la alta inflación en el mediano plazo y un consejero incluso retiró su extenso pedido de más estímulo.

El euro cedía 0.7% contra la libra a 81.87 peniques, su menor nivel en 19 meses y por debajo de barreras de opciones reportadas en 82 peniques.

ros