Londres - El euro caía este lunes, en un clima de cautela antes de las elecciones del fin de semana en Francia y Grecia y de una reunión del Banco Central Europeo durante la semana, factores que podrían provocar un golpe en el apetito del mercado por la moneda única.

El euro no lograba ganar tracción frente al dólar, pese a las señales que sugieren que la recuperación económica de Estados Unidos estaría perdiendo fuerza y a la posibilidad de un alivio monetario en ese país. Este escenario llevó al dólar, previamente en la sesión, a un mínimo de dos meses contra una cesta de divisas.

El euro caía 0.3% contra el dólar a 1.3219 dólares, con los inversionistas temerosos de hacerlo volver al máximo en casi un mes de 1.32706 dólares tocado el viernes. Sin embargo, se mantenía por sobre el nivel de apoyo en su promedio móvil de 55 días de unos 1.3206 dólares.

"El euro está un poco más bajo pero dentro de sus rangos recientes, con la gente esperando las elecciones y los datos de nóminas no agrícolas de Estados Unidos el viernes", dijo Adam Cole, estratega de divisas de RBC.

La segunda ronda de los comicios presidenciales franceses y la elección de un nuevo parlamento griego se realizarán este fin de semana.

Los datos que arrojaron que España cayó en recesión también destacaron los temores de que las fuertes medidas de austeridad en los endeudados países periféricos de la zona euro están obstaculizando la actividad económica.

Ello dificultó que el euro se beneficiara de la debilidad del dólar, que previamente tocó los 78.638 puntos contra una cesta de divisas, su nivel más bajo desde el 1 de marzo, antes de recuperarse y operar en los 78.837 puntos, subiendo 0.15% en el día.

El euro también cayó a un piso de dos semanas de 105.887 contra el yen. Los inversionistas esperan que la divisa japonesa se beneficie de la demanda de activos de refugio ante los problemas de deuda de Europa.

Los mercados en la mayoría de Europa estarán cerrados el martes por el Día del Trabajador, mientras que Japón celebrará las festividades de la Semana Dorada, lo que mantendrá contenidas las operaciones en los mercados de moneda extranjera.

El dólar, que también tocó un mínimo de dos meses contra el yen, podría verse bajo más presión si los datos de esta semana, entre los que se incluyen las cifras laborales de Estados Unidos, son decepcionantes.

El crecimiento estadounidense se enfrió en el primer trimestre, en parte por un recorte en las inversiones de las empresas, reforzando la idea del banco central de que las tasas de interés deberían quedar cerca de cero hasta el 2014.

El dólar cayó hasta los 80.08 yenes en la plataforma de operaciones EBS, su nivel más bajo desde fines de febrero, y luego cotizaba en 80.11 yenes, bajando 0.15% respecto al cierre del viernes.

Operadores dijeron que el dólar podría caer aún más contra el yen, debido a una baja en los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense.

Sin embargo, también hay riesgos para el euro.

Luego de que la confianza empresarial de la zona euro se debilitara fuertemente en abril, el Banco Central Europeo podría mostrar panorama económico más pesimista en su reunión de política monetaria del jueves. Un aumento en la posibilidad de más estímulo de parte del BCE en los próximos meses podría recortar las ganancias del euro frente al dólar.

No obstante, por el momento el BCE tiene poco espacio para recortar sus tasas, ya que las presiones inflacionarias siguen por sobre las expectativas.

ros