El euro repuntaba desde mínimos de siete semanas este lunes, impulsado por compras desde bancos centrales asiáticos, pero su avance era limitado por las dudas sobre si una reunión de la Unión Europea aclarará el panorama de deuda del bloque.

La moneda única también se benefició de las declaraciones de la canciller alemana, Angela Merkel, quien pareció descartar una reestructuración de la deuda griega, diciendo que una reprogramación sería "increíblemente dañina" para la credibilidad de la alianza europea.

En general, el ánimo del mercado seguía cauto.

El arresto del jefe del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, por acusaciones de agresión sexual profundizó la incertidumbre y generó especulaciones de que eventuales cambios en el puesto máximo del organismo podrían afectar la ayuda a los estados endeudados de la zona euro.

Participantes del mercado dijeron que el euro podría retomar su tendencia bajista, ya que era improbable que se lograran progresos significativos para resolver la crisis griega en el encuentro del lunes. Atenas lucha por ordenar sus finanzas públicas bajo un programa de rescate de la UE y el FMI.

"Hay un claro apoyo en el euro contra el dólar en 1.41 dólares tras haberse liquidado tanto la pasada semana y media, por lo que hay mucha búsqueda de oportunidades", indicó Boris Schlossberg, director de investigación de divisas de GFT en Nueva York.

"Pero no sé cuán firme es el apoyo", agregó.

También señaló que la situación de Strauss-Kahn ha "lanzado al mercado a una espiral", ya que su presencia fue importante en las negociaciones de rescate para los países endeudados de la zona euro.

"Por lo que hay un vacío de liderazgo en el FMI y también crea agitación política en Francia", indicó Schlossberg.

Se preveía que Strauss-Kahn participara en la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro del lunes para discutir la crisis del bloque y cómo abordar el tema de Grecia, en problemas para cumplir las condiciones del rescate de 110,000 millones de euros acordado el año pasado.

El euro subió hasta los 1.4238 dólares en la plataforma de transacciones EBS, ganando 0.98 por ciento. Anteriormente, cayó a 1.4048 dólares, su nivel más bajo desde fines de marzo.

Operadores dijeron que la anterior caída del euro se encontró con una fuerte demanda de cuentas soberanas asiáticas que seguían propensas a comprar la divisa en sus puntos mínimos, viéndose apuestas fuertes hacia los 1.40 dólares.

El euro cayó casi 6% desde un máximo de 17 meses de 1.4940 dólares al que llegó hace menos de dos semanas, luego de que la tendencia alcista por las expectativas de subidas en la tasa de interés europea fuera atenuada por la renovación de las dudas sobre la crisis de deuda.

En tanto, el índice dólar, que mide el desempeño de la divisa contra una cesta de seis grandes monedas, llegó a un máximo de seis semanas de 76.001 en horas previas de la jornada, pero luego caía 0.3%, a 75.573.