Instrumentos estructurados, fibras inmobiliarios y Fibra E empiezan a dominar las ofertas en el mercado de capitales de México, alcanzan 61% del valor total de las colocaciones en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) registradas entre los años 2011 al 2018, aseguró Augusto Arellano.

El director general de Evercore México dijo que el porcentaje de capital que ha fluido hacia esta clase de instrumentos financieros equivale a cerca de 40,000 millones de dólares, puntualizó el directivo durante su participación en Expo Negocios Inmobiliarios.

“Los instrumentos estructurados han provocado una gran transformación en el mercado público de México y han logrado una aportación relevante por su capacidad de mover capitales de inversión a través de la BMV”, subrayó Arellano.

De hecho este año ha sido récord en las colocaciones de este tipo de instrumentos en Bolsa, entre los cuales se engloban a los Certificados de Capital de Desarrollo (CKD), Certificados de Proyectos de Inversión (Cerpi), así como fibras inmobiliarios, fibras E, fibras hipotecarios y Special Purpose Acquisition Company (SPAC, por su sigla en inglés).

Futuro promisorio

En lo que va de este año se han recaudado más de 7,300 millones de dólares en este segmento, destaca la participación de los fibras E de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), con un total levantado de 46,388 millones de pesos (alrededor de 2,473 millones de dólares).

No obstante, el director general de Evercore, una firma enfocada en colocaciones privadas de capital en México, destacó que para que los instrumentos estructurados se sigan desarrollando es necesario “generar confianza” para atraer inversiones.

“El futuro de alguna manera ya llegó, pero hay que cuidarlo para que este mercado efectivamente crezca, y aunque tengamos los activos, aunque tengamos los instrumentos y los flujos predecibles, es relevante contar con la confianza de los inversionistas”, alertó Arellano.

No obstante, consideró que el futuro “es promisorio” respecto a la capacidad de atraer capital a través de instrumentos estructurados, dada la necesidad de invertir en infraestructura en el país.

Justo con la emisión de CKD y fibras E se pueden financiar programas y proyectos de infraestructura a través de los mercados de capital sin necesidad de recurrir a fondos públicos, dijo el directivo.

En México, destacó, se necesitan al menos 50,000 millones de dólares de inversión para emprender las obras de infraestructura que hacen falta en diversos segmentos.

Por ello, Augusto Arellano consideró que hay oportunidades para replicar esquemas de financiamiento de capital, como el Fibra E de la Comisión Federal de Electricidad, hacia otros sectores económicos estratégicos, así como reciclar capital invertido en diferentes sectores a través de instrumentos estructurados bajo mecanismos de mercado.

Extranjeros reducen apetito por mercado mexicano

La participación de inversionistas extranjeros en las ofertas públicas iniciales (OPI) en México ha sido limitada en el último año, aseguró Augusto Arellano, director general de Evercore.

“En capitales, por la naturaleza de mayor riesgo hemos perdido capacidad de atracción de capital, por la incertidumbre local y externa en mercados emergentes, en general”, explicó.

Agregó que los mercados internacionales también se han cerrado por la incertidumbre que ha dominado desde el 2017, por “el primer año de gobierno de Donald Trump y en este año por la renegociación del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá”, entre otros.

Mencionó que esta incertidumbre ha llevado a que los inversionistas de capital internacional que están dispuestos a invertir en el país busquen entrar con mayores descuentos en la valoraciones de las compañías, y los empresarios mexicanos no están dispuestos a vender en esos niveles.

Arellano destacó la sequía presentada en el mercado accionario mexicano en los últimos 12 meses, pues ninguna empresa ha accesado al capital de inversionistas locales e internacionales.

“La confianza es fundamental para volver a atraer a esos capitales extranjeros a la Bolsa”, aseveró.

El año pasado se frenaron las salidas de la multinacional de alimentos refrigerados Sigma Alimentos, el follow on de Planigrupo.

En lo que va de este 2018, se “cayeron” las ofertas públicas iniciales de Banca Mifel y Coppel, dueña de tiendas departamentales y banco. Además del follow on de Fibra Monterrey.

[email protected]