Las fusiones y adquisiciones en Brasil deben acelerarse en los próximos meses porque la depreciación de la moneda y los menores precios de los activos llevaron a firmas extranjeras y a fondos de inversión a gastar 33,100 millones de dólares en compras en el último trimestre en la mayor economía de América Latina.

Una economía estancada y un desplome de 12.5% en el valor del real brasileño en el 2014 redujeron el costo de los activos y disminuyeron la brecha entre los precios demandados y los ofrecidos, dijeron banqueros.

Eso ayudó a impulsar actividades de negocios sobre acuerdos complejos, como escisiones, salidas a la Bolsa y reestructuraciones, una tendencia que los banqueros esperan nuevamente en el 2015.

El año pasado, las empresas anunciaron adquisiciones corporativas en Brasil por 77,070 millones de dólares, el mayor monto desde el 2011. Cerca de 553 acuerdos fueron anunciados el año pasado, menos que los 633 del 2013.

Fue un año difícil, pero la resiliencia que vimos en el frente de fusiones y adquisiciones en los últimos meses mostró lo maduro que se ha vuelto Brasil como destino de fusiones y adquisiciones , dijo Fabio Mourão, jefe de Inversiones Bancarias de Credit Suisse en Brasil.

El fuerte incremento de 63% de anuncios de fusiones y adquisiciones en el cuarto trimestre frente al tercero tuvo lugar después de la reelección de la presidenta Dilma Rousseff, el 26 de octubre, por un estrecho margen.

Los inversionistas siguen escépticos respecto de la capacidad de Rousseff para revertir cuatro años de arrastre económico y para reactivar la confianza.

La reducción en las valoraciones tras años de exuberancia permitirán que fondos soberanos y de compras adquieran blancos de adquisiciones por menos, comentó el presidente ejecutivo de BR Partners Banco do Investimento SA, Ricardo Lacerda.

También permitirá que las empresas industriales y de servicios realicen ofertas más competitivas, lo que es muy bueno para nuestro mercado de fusiones y adquisiciones , agregó Lacerda.

Entre los sectores que verán una fuerte actividad de fusiones y adquisiciones figura el de telecomunicaciones, donde hay una consolidación en curso; y el de azúcar y etanol, donde años de precios bajos, así como una toma rampante de deudas, podrían llevar a algunas fusiones, dijeron banqueros.