Las Administradoras de Fondos para el Retiro (afores) analizan, junto con las autoridades, la posibilidad de ampliar sus límites para colocar los recursos de los trabajadores en portafolios de inversión más diversificados, lo que implica mayor participación de renta variable y de diferentes instrumentos financieros, ya sea amparados en divisas extranjeras o materias primas, entre otros.

Carlos Noriega Curtis, presidente de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), comentó que el propósito es darle mayor flexibilidad a las afores y a las Sociedades de Inversión Especializadas en Fondos para el Retiro (siefores) para que puedan incursionar en nuevos vehículos y realizar más emisiones internacionales .

En entrevista, hizo ver que el país ha hecho avances significativos en la incursión de los fondos de pensiones dentro de los mercados financieros.

A 17 años de funcionamiento del sistema, la compra de papeles gubernamentales ha dejado de ser el principal producto de inversión, ya que la participación de éstos se redujo de 100 a 50% dentro del total de los recursos.

Los instrumentos de renta variable han crecido dentro de los portafolios al pasar de 12% de la cartera en el 2009 a 25.3% en la actualidad, mientras que la deuda privada ha tenido un incremento del 15 a 18.6% en el mismo periodo, según datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Bajo este esquema, desde que nació el sistema en 1997, hasta el cierre del año pasado, las afores han reportado históricamente un rendimiento de 6.2% real.

Sin embargo, Carlos Noriega, quien ha sido Subsecretario de Hacienda y Crédito Público y Director de Investigación Económica del Banco de México (Banxico), reconoció que en México tenemos una evolución más lenta si se le compara con otros países de América Latina, en los cuales la proporción del papel gubernamental es inferior, ya que absorbe entre 30 o 40%, lo que da mayor juego a la renta variable.

En este sentido, insistió en la pertinencia de diversificar los portafolios para los 2.05 billones de pesos acumulados en el sistema y de esta forma protegerlos de la volatilidad.

Lo anterior significaría reforzar la renta variable, además de explorar y afianzar nuevos vehículos como colocaciones privadas, swaps, materias primas y fondos de cobertura.

Destacó que en los mercados internacionales existen interesantes oportunidades que se pueden aprovechar. Actualmente, el régimen de inversión de las siefores establece un tope de 20% para la adquisición de valores extranjeros.

Noriega recordó que de no ser por las colocaciones de capital hechas en el exterior, los ahorros de los trabajadores hubieran tenido pérdidas al cierre del año pasado, pues el mercado bursátil local, medido a través del Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores, cerró con una caída de 2.24 por ciento.

En cambio, los recursos de los trabajadores alcanzaron un rendimiento nominal de 3.79 por ciento.

El entrevistado informó que otra propuesta de las afores consiste en que la Consar tenga la facultad de decidir automáticamente sobre los parámetros de inversión, conforme al comportamiento de los mercados financieros nacionales e internacionales.

De esta forma, las autoridades podrán reaccionar oportunamente para tomar acciones más audaces o, en su caso, más precavidas si existe una alta exposición al riesgo.

Con esta capacidad de respuesta, que no se podría lograr si los operadores se esperan hasta que se haga una modificación a las leyes y regulaciones sobre los regímenes de inversión, los recursos de las pensiones podrán ganar más rendimientos.

Estamos en proceso de pláticas con las autoridades y, por lo pronto, hemos explicado que las tendencias mundiales apuntan hacia esquemas de mayor flexibilidad pero con prudencia , comentó Noriega Curtis.

[email protected]