Conforme se acercan las elecciones del 1 de julio en México, se estará observando menos actividad en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), pero, una vez que se tengan los resultados,ésta se  recuperá, indicó José Oriol Bosch, director general de la BMV.

En el marco de la firma del convenio entre la BMV y el Instituto Nacional de Relación con Inversionistas, el directivo explicó que la caída del S&P/BMV IPC, se debe principalmente a la volatilidad generada por temas como la reforma fiscal en Estados Unidos, las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y las elecciones.

Recordó que previo a las elecciones del 2006, el mercado bursátil registró una disminución de 0.65 por ciento. Mientras que en las elecciones del 2012 el principal indicador logró un aumento de 1.72 puntos porcentuales.

En lo que va del año, el S&P/BMV IPC registra una minusvalía de 7.25% a 45,776.69 puntos, niveles registrados a finales del 2016.

Al respecto, Oriol Bosch dijo que esta tendencia se explica por un tema coyuntural, ya que la mayoría de las bolsas de valores del mundo se encuentran en terreno positivo en el año y destacó que en términos de múltiplos la BMV es más atractiva.

“En términos de múltiplos, precisamente por el bajo desempeño que ha tenido la BMV, es hoy en día más atractiva que otras bolsas; en algún momento los inversionistas van a ver eso”, expresó.

Añadió que los inversionistas ya conocen las fechas, en las que pueden obtener más certidumbre y están en espera de ese momento.

Reiteró que el rendimiento de la Bolsa no debe considerarse a corto plazo, sino a mediano y largo plazos donde se muestra un rendimiento positivo.

estephanie.suarez@eleconomista.mx