Hoy, la Bolsa Institucional de Valores (Biva) arranca oficialmente operaciones, dando inicio a una nueva etapa en el mercado bursátil mexicano.

El director de Operaciones de la nueva Bolsa, Rodrigo Velasco, aseguró que a partir de este 25 de julio habrá una doble promoción del mercado de valores como una fuente real y accesible de financiamiento para medianas y grandes empresas.

La Biva es ya el competidor directo de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la única que operaba desde hace 43 años en el país. Sin embargo, ambos centros bursátiles se enfrentarán a un mercado pequeño, con poca oferta y demanda.

Actualmente en el mercado accionario local hay 146 empresas listadas, que en conjunto alcanzan una capitalización de mercado de 466,125 millones de dólares. Mientras que en el mercado de deuda hay 345 emisoras registradas y en el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC) cerca de 1,700 valores.

Además, hay listados 13 fibras inmobiliarios y cuatro Fibras E, así como 83 Certificados de Capital de Desarrollo (CKD) y dos Certificados de Proyectos de Inversión (Cerpis).

Crecimiento económico

Rodrigo Velasco explicó que el financiamiento bursátil ayuda al crecimiento económico del país, a medida que las empresas tienen más capital detonan la inversión y crean empleos.

“Lo que está muy bien documentado es que el financiamiento vía capital es lo que más potencializa el crecimiento de las empresas. En la medida en que haya más capital disponible para las empresas eso se va a traducir en más crecimiento en México”, comentó.

El director de Operaciones de la nueva Bolsa explicó que, desde hoy todos los valores listados en la BMV cotizarán también en la Biva, aunque las empresas podrán estar listadas en sólo una Bolsa. Reiteró que entre sus primeras acciones están atraer a más inversionistas y a nuevas empresas al mercado, sobre todo medianas, además de la labor de convencimiento para que las emisoras que ya cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores cambien su listado a Biva.

“De la mano con las casas de Bolsa estamos buscando que más inversionistas operen en México el hecho de tener una tecnología con protocolos estándares a nivel internacional, como es Nasdaq, atrae a más inversionistas, y el que hablemos el mismo idioma los acerca”, señaló.

Dudas

Para el analista financiero y bursátil Alfredo Huerta, ante el inicio de operaciones de una segunda Bolsa de valores surgen “muchas dudas sobre los beneficios, no sólo en la operación y sus costos, sino también en el crecimiento del mercado ante el gran dominio de empresas pequeñas y medianas, así como el poco gobierno corporativo”.

[email protected]