El petróleo mexicano de exportación ha ganado 12.4% desde el lunes pasado y cotiza actualmente en 39.15 dólares por barril.

Los referenciales internacionales Brent del mar del Norte y West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos no se quedan atrás.

El referente europeo Brent ha ganado desde el pasado 6 de noviembre  11.03% a 43.80 dólares el barril, mientras que el WTI sube en el mismo periodo 11.6% y se vende en 41.45 dólares el barril.

La razón es por las esperanzas de una vacuna efectiva contra el Covid-19 que impulsaron las expectativas de demanda y tras un declive mayor al previsto de las existencias de crudo de Estados Unidos.

Noviembre ha sido un mes específicamente benévolo para el petróleo. El crudo mexicano gana 20.17%, el WTI sube 15.81%, mientras que el Brent se incrementa 16.92 por ciento.

Ana Azuara, analista de Materias Primas en Banco Base, dijo en entrevista que el “precio del petróleo ha aumentado mucho en los últimos tres días, principalmente por la expectativa de una vacuna en fase avanzada contra el Covid-19, aunque creo que los precios ya están muy altos, es decir, ya avanzaron los suficiente considerando la situación, ya que todavía no sabemos cuándo va a salir la vacuna, pues el invierno puede complicarlo todo y eso podría mantener los cierres un poco más”.

La especialista agregó que aunque hubiera una vacuna en diciembre, no  se cuenta con la capacidad para ponersela a toda la población, por lo que no habría una reapertura rápida de la actividad económica.

“Para las condiciones actuales del mercado, el precio ya es bastante alto, no se ve que vaya a romper los niveles hacia arriba y si llegara a hacerlo sería de manera momentánea”, dijo Azuara.

Para la especialista de Banco Base, será hasta el 2021 cuando los precios se dirijan hacia los 50 dólares por barril, “este año es muy poco probable, por mucho sería alrededor de 45 o 46 dólares”.

Bajan inventarios

Las existencias de petróleo de Estados Unidos cayeron en 5.1 millones de barriles la semana pasada, a cerca de 482 millones de barriles, mostraron datos del grupo de la industria API, que se comparan con las expectativas en un sondeo de Reuters de un descenso de 913,000 barriles. Los datos gubernamentales se divulgarán hoy, debido al feriado en Estados Unidos por el Día de los Veteranos el miércoles.

“La euforia de las vacunas es generalizada y los inversionistas ignoran otros fundamentos a corto plazo”, observó Bjornar Tonhaugen, de Rystad Energy.

Los inversionistas “creen a partir de ahora que el Covid-19 no afectará la demanda mundial de petróleo a largo plazo y eso se refleja en los precios de los últimos días”, destacó Carlo Alberto de Casa, analista de Activtrades.

“El petróleo continúa desafiando la gravedad”, matizó Jeffrey Halley, de Oanda. “Es que los nubarrones no se disiparon sobre el mercado del crudo: la producción de Libia subirá a corto plazo, tal vez la de Irán siga el mismo camino luego de la elección de Joe Biden como presidente de Estados Unidos, y la OPEP y sus aliados podrían revisar sus recortes de producción pero aún no sellan un acuerdo”. (Agencias con información de Ariel Méndez)

Prepara reunión este mes

OPEP prevé que demanda de crudo seguirá baja

La OPEP revisó a la baja la demanda de petróleo para finales de 2020 y 2021 por el empeoramiento de las perspectivas económicas, consecuencia de las medidas tomadas contra la segunda ola de la pandemia, según su informe mensual. En sus nuevas previsiones, la OPEP espera una caída de la demanda mundial de petróleo de 9.8 millones de barriles diarios (mbd) en 2020, mientras que apostaba por un retroceso de 9.5 mbd en sus anteriores estimaciones, publicadas hace un mes.

La demanda total seguiría situándose “ligeramente por debajo de los 90 mbd”.

“El carburante para el transporte y la industria seguirá afectado en principio durante el cuarto trimestre de 2020”, explicó la OPEP en su informe.

Para 2021, la demanda también fue revisada a la baja de 0.3 mbd, y la OPEP anticipa un salto de 6.2 mbd, contra los 6.5 mbd de su anterior informe. La demanda global debería alcanzar los 96.2 mbd el próximo año.

Esos ajustes tienen en cuenta “la degradación de las perspectivas económicas de los países desarrollados de la OCDE a causa de las medidas restrictivas relacionadas con el Covid-19 y los efectos negativos que comportan en la demanda de carburante para transportes e industria, hasta mediados de 2021”, subrayó la OPEP.

En octubre, la producción de los países de la OPEP aumentó 322,000 barriles diarios respecto a septiembre, hasta los 24,386 mbd, según fuentes secundarias (indirectas), citadas en el informe. Esto se debió sobre todo al aporte de Libia (299,000 barriles diarios en octubre), exenta de cumplir con cuotas, y de Irak (148,000 barriles diarios).

La OPEP+ podría “ajustar” el acuerdo sobre la reducción de producción de petróleo, que busca atajar la bajada de los precios provocada por el impacto de la pandemia en la demanda, declaró el lunes el ministro saudita de Energía. En virtud de un acuerdo firmado en abril, la OPEP y sus aliados, con Rusia a la cabeza, confirmaron a mediados de octubre que la retirada actual de 7.7 mbd pasaría a 5.8 millones a partir de enero de 2021. (Con información de AFP)

termometro.ecomnomico@eleconomista.mx