El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) acordó lanzar esta mañana, en Nueva York, una oferta de compra por hasta 1,800 millones de dólares, de los bonos que se emitieron para construir el Nuevo Aeropuerto Internación de México (NAIM).  

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que el fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México (MEXCAT) llevaría a cabo una transacción dirigida a los inversionistas tenedores de bonos internacionales de MEXCAT, ¿con qué objetivo?

La estrategia

Para entender el objetivo de una recompra se debe conocer primero que los bonos representan parte de una deuda. Cuando un gobierno o empresa busca financiar un proyecto, emite bonos que representan parte de la cantidad requerida para solventarlo. Estos títulos de deuda se venden y generan rendimientos a los nuevos acreedores o inversionistas.

Los bonos son un activo financiero que, como sucede con las acciones, pueden apreciarse o depreciarse de acuerdo con diferentes factores. Al estar basados en deuda, el valor de los bonos está directamente relacionado con la capacidad del gobierno o empresa para pagar su responsabilidad financiera.

La desconfianza en los bonos genera una depreciación de estos papeles. Los inversionistas prefieren deshacerse de ellos y venderlos por precios mucho menores, lo que reduce aún más su valor en el mercado.

Para solucionar la situación, el gobierno o empresa lanza una oferta por sus bonos, pero lo hace con un precio superior a su cotización en el mercado. De este modo evita que continúe la caída de los bonos y corta las posibilidades de que las calificadoras modifiquen de forma negativa su calificación.

Los bonos que el gobierno busca recomprar son parte de un total de 6,000 millobes de dólares en papeles emitidos para financiar la obra valorada en más de 13,000 millones de dólares. El objetivo es evitar una mayor caída de su valor en el mercado y, con ello, dar certeza a los inversionistas del proyecto de NAIM.