Gusto en saludarte de nuevo, en esta ocasión, el tema que me ocupará mayormente es un escenario potencial de cierta complicación para el futuro del precio en granos en México.

Como sabemos, en buena parte del territorio nacional azotó una sequía que aún lastima en algunas zonas y, producto de esta condición anómala climática, la producción local en algunas regiones se lastimó considerablemente, tal vez esta situación no es similar en todos lados, pues recientemente llovió bastante en el norte del país y por allá los ánimos están en todo lo alto; sin embargo, en buena parte del territorio podríamos enfrentar una baja producción de granos básicos y a ello tendríamos que indexar una potencial cosecha estadounidense tremendamente grande si las cosas se dan bien en términos climáticos.

La realidad es que actualmente para el productor estadounidense sembrar maíz es un negocio redondo, incluso en el caso de una catástrofe climática, las aseguradoras responden con un precio garantía muy generoso y así para cuando usemos el mes de diciembre como la referencia que le pone precio al maíz nuevo (cosechado en septiembre) en Estados Unidos, seguramente el productor estadounidense habrá dedicado una buena parte de su tierra al maíz, abultando superficie y dejando la puerta abierta para que la naturaleza les dé una tremenda cosecha más adelante, ignorando un poco a la soya y uno que otro cultivo grueso.

Con esto, podríamos enfrentar en México un escenario de baja rentabilidad para el productor local producto de la sequía y precios internacionales bajos, que sin duda lastimaría aún más la dolida bolsa del empresario del campo.

La idea de todo lo anterior es exhibir que las posibilidades de que se dé un escenario como el descrito anteriormente está latente, con lo cual establecer una política de administración de riesgos sana y oportuna es altamente recomendable.

El llamado es porque si al campo te dedicas y mentalmente te consideras un empresario del campo, no esperes a que los programas de gobierno definan la base de tu comercialización, recuerda que si eres vendedor, cuando te gusta vender, seguramente no será el mejor momento para el comprador y si esperas que las estrellas se acomoden para hacer la famosa agricultura por contrato, te sugiero seas paciente y dejes de ver en la pantalla de precios cómo se te va hasta el suspiro.

El mundo de los commodities no tiene una sola dinámica, en la actualidad un productor del país no compite con su vecino por mercados, compite en un ámbito global y esa exigencia lo hace, sin duda, subirse en una mecánica que él pueda controlar e influenciar.

Finalmente comentemos que los metales preciosos han caído terriblemente; oro, plata y aledaños han sufrido senda liquidación, el petróleo sigue calientito con la tensión geopolítica en el Estrecho de Ormuz, los metales básicos pierden potencia y de ello destacamos al cobre que en China no encuentra mucho patrocinio porque los chinos están desacelerándose y, como eso siga, terminaremos diciendo que un dólar fuerte inhibe la crecida de precios en commodities y de momento sin mucho riesgo de que la Reserva Federal inunde con liquidez usando una fase tres de su famoso QE, parece que la idea es ver índices bursátiles crecer y en ese sentido seguir sumando con dinero barato y la potencia de la tendencia por encima de las 13,000 unidades en el Dow Jones.

Los especuladores en los próximos días estarán invirtiendo de nuevo en los commodities agrícolas, se nos viene el mercado climático y con él hay que comprar primero y preguntar después, al menos ése es el enfoque del especulador.

Bien, pues si con lo anterior queda el tema tratado y logre confundirte o inquietarte, lo mío está hecho, ahora lo tuyo es ponerte serio (a) y administrar tus riesgos, deja de tratar de ser adivino de precios. Ánimo.?

[email protected]