El oro cerró el viernes en un máximo histórico por tercera sesión consecutiva, con una ganancia mensual de 9 por ciento. Además, marcó su séptima semana de alza.

El metal precioso se ha visto apuntalado por temores inflacionarios, un declive del dólar y expectativas de que la Reserva Federal de EU mantendrá su política monetaria flexible por un periodo prolongado.

AL cierre de la semana, el oro al contado subió 1.8%, a 1,562.60 dólares la onza al cierre del mercado, tras tocar un máximo histórico de 1,569.30 dólares.

Los futuros de oro estadounidense para junio cerraron con ganancias de 1.7%, a 1,556.40 dólares la onza. El volumen negociado estuvo limitado por un feriado en Londres.

Los metales preciosos ampliaron su escalada, tras conocerse que el gasto del consumidor estadounidense subió en marzo dado que las familias tuvieron que estirar su presupuesto para cubrir los mayores costos de los alimentos y la gasolina, en un mes que registró la inflación anual más alta en 10 meses.

En tanto, la plata subió 27% en abril, su mayor ganancia desde 1987. El viernes, la plata bajó 0.8%, a 48.03 dólares la onza. El metal subió 3% la semana pasada.

PETRÓLEO HILA OCHO MESES DE ALZAS

El petróleo cerró el viernes en alza y acumuló así su octavo mes consecutivo de ganancias, impulsado por la debilidad del dólar y la violencia en África del Norte y Medio Oriente, que contrarrestaron los temores sobre la demanda y la economía en Estados Unidos.

En tanto, el crudo Brent terminó con un avance de 87 centavos o 0.7%, a 125.89 dólares por barril, su mayor cierre en tres semanas.

El contrato subió 8.53 dólares o 7.3%, en abril.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York, el crudo WTI para junio subió por tercer día y terminó en 113.93 dólares el barril, una ganancia de 1.07 dólares, o 0.95 por ciento. Este fue el mayor cierre desde mediados de septiembre del 2008.

El contrato subió 7.21 dólares o 6.8%, en abril, su octavo mes consecutivo de ganancias.

Las expectativas de que la Reserva Federal mantendrá su política monetaria expansiva han ayudado a los precios del petróleo y debilitado al dólar.

Tanto el petróleo Brent como el estadounidense, recuperaron el viernes algo del terreno perdido después de que datos de la zona euro mostraron que la tasa de inflación se aceleró en abril por encima del objetivo del Banco Central Europeo.

El dato incrementó las posibilidades de otra alza de tasas de interés en junio e hizo que el índice dólar cayera a un mínimo de tres años frente a una cesta de importantes monedas.