Pese a que prevalece la volatilidad e incertidumbre en los mercados, hay espacio para que puedan darse otras emisiones de deuda e incluso de acciones en la Bolsa Institucional de Valores (Biva) en lo que resta de este año, sostuvo María Ariza, directora general del centro bursátil.

En una videoconferencia con motivo de la celebración de la emisión de deuda de Traxión, empresa de transporte de carga y logística, por 2,500 millones de pesos, Ariza enfatizó que en momentos complicados como los que se viven hoy, hay proyectos y empresas con una buena trayectoria que pueden llegar al mercado y ser una oportunidad para brindar buenos rendimientos a los inversionistas.

“Si bien hay volatilidad, hay grandes oportunidades y es lo que hemos visto en estos momentos de la pandemia porque hemos tenido colocaciones como la de Traxión que demuestran que hay apetito”, dijo.

Ariza espera “una colocación de acciones”, aunque en esta coyuntura las valuaciones son complicadas, éstas suelen ser relativas, pero en el futuro el mercado termina “por dar el justo valor a las compañías”.

La directiva consideró que seguirán los periodos de volatilidad en lo que resta del año, pues se acercan “momentos complicados” con las elecciones presidenciales en Estados Unidos y el rebrote de la pandemia del Covid-19 en Europa.

Reconoció que, aunque una vacuna para atacar el virus que causa la enfermedad del Covid, puede ayudar a reducir la incertidumbre y volatilidad, no necesariamente es la única condición para traer mayor calma al mercado de valores.

Subrayó que los mercados van a seguir volátiles y un ejemplo fue la caída generalizada en las bolsas de valores este lunes, después de que se difundió la noticia de que grandes bancos captaron recursos de “procedencia potencialmente ilícita”, sumado al rebrote que puso nerviosos a los inversionistas.

Por su parte, Aby Lijtszain, presidente Ejecutivo de Traxión adelantó que tienen nuevos planes bajo lo que llamó “el nuevo Traxión revolucionado”, del cual pronto anunciarán más detalles.

judirh.santiago@eleconomista.mx