Las empresas españolas afrontan el año que comienza con contenido optimismo, en la expectativa de que las previsiones que apuntan a una recuperación del crecimiento económico tendrán su reflejo correspondiente en las cuentas de resultados.

Con la expectativa de esa recuperación en la economía, se despereza también la retribución al accionista, dejada a menudo en segundo plano por las empresas ante necesidades mucho más urgentes que la de repartir dividendo.

Con la excepción de Bankinter, la crisis se ha llevado por delante el pago en efectivo de los dividendos de la banca Banco Popular suspendió en el 2013 la retribución al accionista , quedó aparcada en gigantes como Telefónica que aprovechó el paréntesis del 2012 para fortalecer su balance y reducir deuda y sigue sin hacer acto de presencia en compañías como FCC o IAG.

En paralelo a las empresas que aún no han encontrado un punto de equilibrio en sus cuentas y su balance y deben sacrificar aún el pago de dividendo un listado al que se han añadido recientemente pesos pesados del Ibex, como Acciona , también despuntan compañías que aspiran a remunerar más este año a sus accionistas, como es el caso de Grifols, o a ir recuperando el pago en metálico, como BBVA.

Menos que en 2012

Después de los recortes de dividendo vistos en el 2013 y que también alcanzaron al sector eléctrico Iberdrola lo redujo y Endesa lo canceló, para volver a pagarlo esta misma semana , en Ahorro Corporación ven menor riesgo de nuevas reducciones, sin esperar recortes adicionales, según explica la firma en su informe de perspectivas del 2014.

Hasta noviembre del 2013, las compañías españolas habían retribuido a sus accionistas con 22,100 millones de euros, 11% menos que en el 2012, según los datos más recientes recopilados por Bolsas y Mercados Españoles (BME).

De cara al 2014, las previsiones de analistas apuntan a un pago de dividendos en las empresas del Ibex con cargo a los resultados del 2014 de 21,900 millones de euros, lo que supone un descenso de 3.3% con respecto al año anterior. Sería por tanto un nuevo año de retroceso en términos generales, aunque en mucha menor cuantía.

Sin embargo, esta caída está influida en gran medida por las fuertes incertidumbres regulatorias que pesan sobre dos sectores clave en el Ibex 35: la banca y la energía, y que pueden condicionar notablemente su generación de resultados y el pago de dividendos.

Así, tales incertidumbres llegan a distorsionar con fuerza las previsiones que maneja Factset en el caso de la banca para la que el pronóstico es bastante conservador y que hacen que resulte difícil dar por ajustada la cifra global con que se prevé que las empresas del Ibex retribuirán a sus accionistas en el 2014.

Antes habrá que conocer en concreto cuál será la política de dividendos que el Banco de España autorizará a las entidades financieras españolas y en qué consistirá la reforma eléctrica que prepara el gobierno para atajar el déficit de tarifa, un problema que ha desbordado la agenda política en la recta final del año y que ha puesto en pie de guerra al sector después de la decisión del Ejecutivo de establecer por decreto un aumento en el precio de la luz para el mes de enero de 2.3%, lejos de 11% con que amenazaba el resultado de la subasta eléctrica.

El 2014 puede ser un año especial en el pago de dividendos. Hay numerosas incertidumbres en la banca y las compañías eléctricas , reconoce Gemma Hurtado, gestora del fondo Mirabaud Equities Spain.

Aunque sin recurrir a una circular explícita, el Banco de España ya estableció una limitación para que los bancos no repartan como dividendo en efectivo más de 25% de los beneficios del 2013, una advertencia lanzada en el mes de junio a instancias de la Troika y que podría renovarse con efecto sobre los resultados del 2014.

Telefónica canceló el dividendo correspondiente al 2012 y lo recuperó en el 2013. Han vuelto a remunerar al accionista con una prudencia que nos gusta, no es de esperar sustos con el dividendo , añade Gemma Hurtado, para quien la compañía es atractiva más allá de su remuneración al accionista.

En términos de rentabilidad por dividendo, las compañías españolas retribuyen por encima de la media , explica David Navarro, gestor de Bolsa de Inversis.

Así, para quien parte de cero y obvia la caída bursátil previa que contribuye a elevar esa rentabilidad en el Ibex hay compañías muy atractivas , añade Navarro. Según Factset, la rentabilidad por dividendo esperada para el 2014 será en Santander de 7,36%, de nuevo la más elevada del Ibex; superior a 6% en Enagás, Telefónica, BME y a 5% en Red Eléctrica, Iberdrola y Repsol.