La emisión de bonos verdes en el mundo se ha desacelerado durante este año en comparación con el 2016, de acuerdo con información de Climate Bonds Initiative (CBI), organización mundial sin fines de lucro que promueve el mercado de préstamos verdes.

Durante los primeros cinco meses de este año, las emisiones alcanzan un monto de 51,100 millones de dólares, 16.4% menos a lo colocado en los mismos meses del 2017, cuando se registró una recaudación de 59,500 millones de dólares.

En mayo, las colocaciones ascendieron a 10,100 millones de dólares, 33.11% menos respecto a igual periodo del 2016, cuando se registró una recaudación de 15,100 millones de dólares.

Moody’s, la agencia de calificación crediticia, sugirió en un reporte que la baja emisión de esos bonos refleja la tendencia del mercado en general, pero confió en que la actividad despegue en los próximos meses.

“La mayoría de los sectores a nivel mundial experimentaron un descenso sustancial en la emisión general de bonos durante el primer trimestre del 2018”, refirió a través de un documento.

La expectativa de Moody’s es que el mercado de bonos verdes continúe su maduración y espera un segundo trimestre más fuerte.

Entre los emisores este año están Polonia e Indonesia, que en febrero recaudaron 1,000 y 1,250 millones de dólares, respectivamente. Así como la emisión de Lituana por 20 millones de euros, la de Bank of America por 2,250 millones de dólares, BBVA por 1,000 millones de euros, todas en mayo.

En abril se llevó a cabo la oferta por 1,100 millones de euros del gobierno de Francia.

judith.santiago@eleconomista.mx